Los percentiles del bebé, los indicadores que informan si está creciendo como debe

En algún momento de los primeros años del bebé, a todas las madres les surge la duda de si el niño está creciendo como debe. La respuesta la tiene su pediatra que con la ayuda de los percentiles sabrá si está creciendo y engordando como debe.

image
Getty Images

No hay nada más descorazonador que ser madre primeriza y tener un bebé mal comedor. La sensación es muy frustrante, porque no puedes hablar con él, no puedes pactar y no hay forma de obligarle a comer.

Y las mamás que tienen la suerte contraria, un bebé tragón, superados los primeros meses de felicidad tampoco tienen tranquilidad, porque desconcierta mucho que el niño no se sacie con nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En ambos casos surge la duda: ¿estará creciendo bien? La única persona que puede resolverla es su pediatra.

¿Qué son los percentiles?

Los percentiles son una forma de expresar las curvas de crecimiento ya sea de peso, talla o perímetro cefálico, que son las más comúnmente utilizadas. Cuando un bebé nace, se le pesa y se le mide para ir viendo cómo evoluciona en los siguientes meses. En cada visita a su pediatra, le pesarán y medirán e irán anotando los datos en una tabla que va indicando la evolución de estos valores.

Cuando un niño ocupa el percentil 25 significa que hay un 25% de lactantes que pesan o miden menos que él y un 75% que pesan o miden más que él.

Se considera que entre el percentil 3 y 97 todos los valores son normales.

La idea que hay que tener para la valoración de la normalidad no es en qué percentil está el lactante, sino su progresión y mantenimiento, de tal manera que es tan normal el lactante que se mantiene constante en un percentil bajo (3-10), como el que está en un percentil 90; valorando, eso sí, que las bajadas de percentil y sus recuperaciones tengan una causa conocida. Un niño puede ser delgado y no por eso tener un desarrollo bajo.

Tallas y pesos del bebé

Durante los primeros cuatro meses del bebé, no inviertas mucho dinero en ropa para él, porque lo normal es que experimente un crecimiento tan espectacular que todo se le quede pequeño pronto.

No te extrañe que hasta el cuarto mes tu bebé aumente hasta 3 cm por mes. Después la talla evoluciona de forma más pausada, la curva es descendente y suelen crecer de 1,5 a 2 cm al mes hasta que cumplen el primer año.

En cuanto al peso, la situación es similar: entre el primero y el cuarto mes el niño engorda entre 600 g y 1.000 g al mes; del cuarto al séptimo mes es normal que engorde entre 400 y 600 g al mes.Y desde el momento en que ya están bien establecidas las verduras y las frutas, es muy aceptable que gane 300 g al mes, ya que éstas influyen menos en el peso que los cereales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero cada bebé es único y para valorar su crecimiento hay que tener en cuenta varios datos.

Primero, si nació a término o si fue prematuro (estos últimos suelen llevar un ritmo particular hasta pasado el año). Segundo, si el niño está sano o arrastra algún contratiempo de salud (una infección urinaria se manifiesta en los más pequeños con inapetencia acusada).

Y tercero, hay que conocer el peso y la talla con la que nació para poder establecer un punto de partida. Tenlo en cuenta, porque si cambias de pediatra tendrás que indicárselo.

Se considera un crecimiento armónico cuando el peso y la talla aumentan en la misma proporción en un tiempo medio establecido. Como su médico te habrá indicado, existen unas tablas llamadas percentiles (para niño y para niña) que te ayudarán a llevar la cuenta con facilidad.

Cualquiera de los pesos y tallas incluidos en esas tablas, tanto por encima como por debajo de la media, son normales y no requieren mayor atención, salvo que el niño cambie de forma muy acusada de percentil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo