Los golpes en la cabeza de los bebés

Saber cómo debes actuar si tu pequeño se golpea la cabeza es básico para evitar que el percance termine complicándose.

Tu hijo ya anda, pero aún tiene poca estabilidad. Por eso se cae tanto. Para reducir su número de caídas y golpes en la cabeza debes tomar estas precauciones:

  • Sujétale muy bien en el cambiador. A esta edad tiene más fuerza que cuando era un bebé y cualquier giro brusco puede hacerle caer.
  • Por ahora, prescinde de las alfombras y de las esterillas en casa.
  • Cubre los picos de los muebles con accesorios de seguridad y si ya duerme en una cama “de mayores”, colócale el protector todas las noches.
  • Comprueba que los zapatos no se le salen (¡ojo con las sandalias!).
  • Pon pegatinas antideslizantes en el fondo de la bañera o báñale con sus sandalias de agua puestas.
  • Si vivís en un dúplex o en un chalet, coloca una barrera en las escaleras que le impida el acceso a ellas.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Serenidad y decisión

    ¿A pesar de tener cuidado no has podido evitar que tu hijo se dé un golpe en la cabeza? Entonces actúa así:

    Si no se ha hecho ninguna herida, aplícale una pomada antiinflamatoria en la zona. Si no tienes, sustitúyela por un hielo envuelto en un pañuelo limpio, para que no le queme la piel. El frío evitará la inflamación, actuará como anestésico y le aliviará el dolor.

    Si se ha hecho una brecha, lo más importante es cortar la hemorragia. Para ello presiónale la zona afectada con una gasa estéril durante 10 minutos. Éste es el tiempo que necesita el organismo para poner en marcha el mecanismo de coagulación. Una vez que deje de salirle sangre, lávale la herida con suero fisiológico y desinféctasela con clorhexidina (no la utilices si la herida está cerca del ojo, la boca o el oído). Si la herida es grande y/o no deja de sangrar, ve a urgencias.

    Si ha perdido el sentido, aunque sólo haya sido durante unos segundos y lo haya recobrado enseguida, también deberás llevarle a urgencias.

    En cualquier caso, debes vigilar a tu hijo durante las 24-48 horas siguientes al golpe, por si presenta síntomas que deben ser consultados de inmediato con el médico, tales como vómitos, somnolencia, irritabilidad...

    Publicidad - Sigue leyendo debajo