Consigue que tu casa sea más segura para el bebé

Una casa sana es una casa segura y para que así sea debes buscar un lugar para cada cosa y mantenerla siempre allí (el desorden contribuye a los accidentes).

Organiza cada habitación en función de la altura del bebé (según vaya creciendo tendrás que ir despejando más estanterías) y oculta los productos peligrosos.

No basta con ponerlos lejos de su alcance, hay que ocultarlos a su vista o tarde o temprano se las ingeniará para alcanzarlos. Aplícalo a los enchufes, tapónalos con cierres de seguridad, y a los cables de toda la casa, cúbrelos con una canaleta.

Teniendo en cuenta estos conceptos vamos a revisar minuciosamente cada habitación.

Examina tu cocina

Todos los enseres de la cocina son potencialmente peligrosos para un niño.

  • Cuchillos, tijeras y objetos cortantes deben estar en un cajón innacesible o con un dispositivo que le impida abrirlo.
  • Cubre los mandos de la cocina con protectores.
  • No dejes bajo el fregadero los productos de limpieza, ni la pastilla de jabón ni el lavavajillas que usas a diario.
  • Recoge los cables de los electrodomésticos de uso diario (cafetera, exprimidor, etc.) y no colgarán por la encimera.
  • Prescinde de los primeros fuegos de la cocina, no pongas los mangos de las sartenes hacia afuera ni dejes reposar líquidos calientes en la mesa ni en el exterior de la encimera.
  • El niño no debería entrar en la cocina, y menos aún si estás cocinando. Pero si te ves obligada a tenerlo allí, mantenlo en su trona y ajústale el cinturón o el arnés que ésta tenga. Un consejo para los que no paran quietos: átale una cinta de medio metro a su muñeca, estírala y dibuja con ella un círculo imaginario. En ese perímetro de seguridad, no debería haber NADA a su alcance.

    El salón, la pieza más utilizada

    Hasta que tu hijo sepa “respetar” las cosas que habitualmente hay aquí:

    • Prescinde de figuritas, jarrones y demás artículos que al caer puedan estallar en añicos o astillarse.
    • Coloca cantoneras en las esquinas de los muebles.
    • Clausura el acceso al vídeo o al DVD.
    • Si hay chimenea, instala una barrera a su alrededor. Haz lo mismo en los accesos a las escaleras.
    • Pon un film que evite que los niños metan los dedos en la zona de las bisagras de las puertas y pon topes de gomaespuma en los quicios para evitar el cierre sobre los dedos.
    • No coloques cerca de las ventanas ninguna silla o taburete, ni el sofá o muebles que le permitan trepar, y aún así, instala en ellas cierres de seguridad o dispositivos antiapertura.

      Cuarto de baño, limpieza y seguridad

      Por ser lo que es, merece un cuidado especial, pero atención, si empleas productos desinfectantes que precisan unos minutos para actuar, asegúrate de aclararlo bien. Hay muchos bebés que, en un descuido, juegan con el agua del inodoro.

      • La tapa del wc debe estar siempre cerrada, y cuando él aprenda a manipularla, bloqueada para impedir que la abra.
      • Cambia la escobilla con frecuencia, suelen jugar con ella.
      • Los medicamentos no deben estar en el cuarto de baño. Busca un cajón o armario que pueda cerrarse con llave.

        Dormitorio y lugar de juegos

        Recuerda varios aspectos:

        • No coloques su cuna cerca de la ventana.
        • Enrolla las cuerdas de persianas o cortinas y mantenlas por encima de la altura del niño con sus brazos estirados.
        • No dejes la lamparita de mesilla a su alcance. Para una luz tenue, pon mejor un punto de luz de enchufe.
        • El arcón para guardar todos sus juguetes debe ser abierto o con una tapa de seguridad que impida el cierre sobre los deditos del niño.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo