Grados de hipoacusia

Médicamente se han catalogado distintos niveles de pérdida de audición.

Según cada nivel de pérdida de audición, son diferentes las consecuencias en el desarrollo del lenguaje, en la relación con los demás y en el aprendizaje académico. 

Leve

  • Pérdida de audición de hasta 30 decibelios. 
  • El niño oye una conversación normal (40 decibelios), pero la percibe en un tono bajo. 
  • Pueden aparecer problemas de atención en el colegio y dificultad para comunicarse en lugares con cierto ruido o bullicio.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Moderada

    • La pérdida de audición es de entre 30 y 60 decibelios. Por ejemplo, el ruido de la calle (50–60 decibelios). 
    • Puede oír una conversación si se le habla en un tono muy alto. 
    • Este tipo de sordera ocasiona retraso en el lenguaje y muchas dificultades para comunicarse en ambientes ruidosos. 
    • Necesita leer en los labios para confirmar.

      Severa

      • Pérdida de entre 60 y 90 decibelios. Por ejemplo, la música muy alta. No oye una conversación, ni siquiera hablando en un tono alto. 
      • El aprendizaje resulta difícil, lento y, a veces, muy limitado.

        Profunda

        • Sólo oye cuando el sonido le llega a más de 90 decibelios. Por ejemplo, el ruido que hace un martillo neumático o el que produce un avión al despegar. 
        • La adquisición del lenguaje oral es difícil. 
        • Toda la comprensión verbal del niño depende de la lectura que haga de los labios.
          Publicidad - Sigue leyendo debajo