Problemas de oído en los bebés

Lenguaje y audición van unidos. Si tu bebé no puede oír bien, tendrá problemas para hablar, comunicarse y aprender. Obsérvale. Si dudas, ve al médico.

La pérdida de audición (hipoacusia) es un problema importante de salud cuando se produce en bebés, ya que a través del oído el niño desarrolla el habla. Por eso, cualquier trastorno auditivo conlleva retraso en el lenguaje y en la comunicación, lo cual va a afectar negativamente a su futura integración escolar, social y laboral. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para evitarlo “es vital restablecer la audición antes de los dos años, ya sea con cirugía, audífono o con un implante coclear”, advierte Javier Cervera, otorrino del Hospital Niño Jesús, en Madrid.

Cómo detectarla a tiempo

Desde el año 2003 existe un programa nacional para la detección precoz y sistemática de la hipoacusia en todos los recién nacidos (sean o no bebés de riesgo). Se ha ido implantando en las comunidades autónomas a distinto ritmo. Actualmente se lleva a cabo de forma casi general en Extremadura (pionera en ello), Murcia, Galicia, Cantabria, Asturias, País Vasco, Navarra, Valencia y Baleares. 

“En la Comunidad de Madrid, las pruebas de diagnóstico precoz de la hipoacusia serán obligatorias en todos los hospitales a partir de este año”, asegura el Dr. Cervera. En el resto de las comunidades se realiza en las maternidades de los grandes hospitales.

Antes de la implantación del programa, las pruebas sólo se hacían a los recién nacidos de riesgo, pero según este doctor “con ello sólo se diagnostican el 50% de las pérdidas de audición, hay otro 50% de niños sordos que no cumplen los criterios de riesgo”. De ahí la importancia de realizar un screening neonatal (cribado de la hipoacusia en todos los recién nacidos). Para ello se llevan a cabo las otoemisiones acústicas y los potenciales evocados. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La primera prueba consiste en colocar una pequeñísima sonda dentro del oído externo (conducto auditivo visible) y emitir un sonido. Ante él, el oído interno (cóclea o caracol) genera una serie de ruidos (otoemisiones) que quedan registradas en un monitor. Si no se detectan esos ruidos puede existir sordera. Sin embargo, esta prueba “sólo es fiable al 80%, por eso se hace la segunda”, puntualiza Javier Cervera. 

En los potenciales evocados se utilizan unos cascos que emiten un sonido para estimular el nervio auditivo y registrar si existe o no actividad cerebral. Ambas se realizan en los primeros días de vida del bebé, son indoloras y, en caso de que detecten problemas en la audición, el especialista investigará más y controlará la evolución del niño.

Posibles causas de sordera

Se distinguen dos tipos de sordera: congénita (se nace con ella) o adquirida. 

  • La primera puede ser de tipo genético (antecedentes de sordera en la familia) o estar provocada por alguna infección durante el embarazo (rubéola, toxoplasmosis, citomegalovirus...). “Las más frecuentes son las genéticas, las causadas por infecciones durante la gestación son más raras”, explica el otorrino Javier Cervera. 
  • Las adquiridas pueden estar originadas por una falta de oxigenación durante el parto, por infecciones neonatales (la meningitis es la más frecuente), por el consumo de ciertos medicamentos ototóxicos o por algún traumatismo en la cabeza. También las paperas pueden causar sordera, aunque actualmente, gracias a la vacuna generalizada, es una enfermedad infrecuente.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Hay que resaltar que entre los lactantes y niños pequeños es habitual la otitis, una infección del oído medio que en algunos casos puede producir sordera transitoria. “En la otitis mucosa se acumula moco dentro del oído medio que impide que el sonido llegue al oído interno. Esto provoca una pérdida de audición transitoria, que se corrige en cuanto el especialista elimina el moco”, explica el otorrino. Si tu hijo es propenso a las infecciones en el oído, vigila su audición y, ante cualquier cambio evidente, consulta con el pediatra. 

    En general, la otitis media aguda (fiebre y dolor agudo en el oído) es tratada por el pediatra sin mayores problemas, pero “si dura más de tres semanas, estamos ante una otitis crónica y en este caso hay que acudir al otorrino”, aconseja el doctor Cervera.

    Tratamientos para corregirla

    Si la hipoacusia afecta al oído externo (conducto auditivo) por una falta de desarrollo, se puede tratar con cirugía o colocando unos vibradores mastoideos. En el caso de que esté originada por un tapón de cera o un cuerpo extraño, el pediatra o el otorrino se encargarán de extraerlo (en ningún caso lo intentes tú).

    Los problemas del oído medio (tímpano y una pequeña cámara de aire) pueden estar producidos por malformaciones, que suelen corregirse con cirugía, o por las otitis mucosas. En el segundo caso el pediatra prescribe antibióticos y, si no mejora, el otorrinolaringólogo realiza un drenaje en el oído para que salga el moco.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Si la parte afectada es el oído interno (cóclea o caracol), se utiliza un audífono, que amplifica los sonidos y los hace llegar hasta la cóclea. Cuando es una sordera profunda que afecta a los dos oídos y el audífono no funciona, se recurre al implante coclear. Para colocarlo es necesaria una operación que dura unas tres horas. 

    Tras la misma, el niño comienza a oír, pero debe acudir a un logopeda especializado en implantes para aprender a interpretar los sonidos y trabajar el lenguaje. Además, son necesarias revisiones periódicas para mantener en buen estado el aparato. Actualmente se está operando a niños menores de doce meses, ya que se pretende que tengan su sistema auditivo en funcionamiento antes del año para desarrollar el habla. Tan sólo algunas malformaciones congénitas no permiten el implante.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo