Medir y bajar la temperatura del bebé

Aunque algunos padres son expertos en detectarla (les basta poner los labios en la frente del niño para calcularla), lo lógico es usar un termómetro.

El termómetro es el instrumento médico mas recomendado para medir la fiebre por las siguientes razones:

  • El más fiable es el de mercurio, y es el que emplean los pediatras y en los hospitales, pero no se aconseja en el hogar por el riesgo de rotura y por la presencia de material tóxico de su interior.
  • Para uso común se recomienda el digital, el de colocación en la frente o el ótico (del oído).
  • El frontal no se ha de mover, y la sien no debe estar sudada o la temperatura será errónea.
  • El ótico es fácil de manejar, pero asegúrate de que el niño no tiene cera en el oído y de que su conducto auditivo es recto. Si no es así, los infrarrojos no llegan hasta el tímpano y la medida será incorrecta. Una opción es tomar la temperatura en los dos oídos y hallar la media. Valora que la temperatura del oído y del recto es 5 décimas superior a la axilar, no te asustes.
  • Salvo que tengas conocimientos sanitarios, no pongas ningún termómetro en el culete, ya que cualquier movimiento brusco (impredecible en un bebé) puede romperlo o lesionarle la zona al introducirse inadecuadamente. En la boca, sólo para mayores.
  • Cuando uses el digital, asegúrate de que la ropa no impide el contacto con la piel y que la axila no está sudada, sujétale el brazo y espera tres minutos hasta que suene la señal.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    ¿Cómo bajarle la temperatura?

    No es imprescindible bajar con antitérmicos una temperatura axilar que no supere los 38 ºC, salvo que el niño tenga antecedentes de convulsiones febriles, en cuyo caso tendrás que actuar como te haya recomendado su médico tras la primera crisis.

    En los casos de febrícula:

    • Déjale con piernas y pies al aire.
    • Pásale toallitas humedecidas o un paño mojado por la frente, las axilas y las ingles. NO uses alcohol.
    • Dale un baño de tres minutos con agua tibia (a dos grados menos que su temperatura), NUNCA fría.

      En caso de fiebre:

      • Dale por boca un antitérmico, preferiblemente paracetamol o ibuprofeno (no en menores de 6 meses o con antecedentes de alergia al ácido acetilsalicílico). Por supuesto, nunca le des aspirina.Por vía rectal el efecto es más lento, pero puede usarse si el niño vomita o rechaza el fármaco.
      • Emplea sólo un antitérmico según la pauta que te indique el pediatra. El uso de varios fármacos contra la fiebre debe ser autorizado por un médico.
      • Mientras el medicamento hace efecto (la fiebre no bajará más de 1 ºC), mantén al niño desnudo, no le expongas a corrientes de aire, controla que su cuarto no pase de 22 ºC y actúa como con la febrícula.
      • A pesar de la fiebre, puede que tenga los pies helados; no le pongas calcetines, pero sí puedes ponerle las palmas de tus manos.
      • Cuidado con las tiritonas, ten en cuenta que un descenso muy brusco de la temperatura también puede ocasionar una convulsión.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo