Adiós a la tos nocturna

Cuando un niño presenta una tos fuerte y seca durante más de tres noches seguidas hay que llevarle al pediatra. Y es que puede tener crup, una alteración de tratamiento sencillo, pero imprescindible.

El crup es una infección viral relativamente común durante la infancia, que inflama las vías respiratorias altas y produce una tos fuerte y seca.

Resulta muy alarmante para los padres porque se manifiesta en forma de ataques de tos perruna, que dificultan la respiración al niño. Además, se agudizan cuando el pequeño llora o está alterado y sobre todo por la noche, por lo que ni él ni sus padres pueden descansar bien.

Síntomas y diagnóstico

Además de la tos fuerte y seca, otros síntomas característicos del crup son: fiebre (moderada o alta, según el caso), mocos (en forma de goteo nasal o de congestión aguda), náuseas (debido a las mucosidades) y estridor (es un sonido agudo que hace el pequeño al coger aire y al soltarlo).

Si crees que tu hijo padece esta afección, llévalo al pediatra en cuanto puedas, porque aunque no es grave, si no se trata puede complicarse.

Es posible que el especialista decida hacerle una radiografía, para comprobar si efectivamente tiene un estrechamiento en la parte superior de las vías altas (es algo característico del crup) o si existe algún otro motivo que le provoca esa tos tan fuerte (que se haya tragado algo o tenga inflamada la epiglotis, por ejemplo).

Si confirma el diagnóstico, tendrás que administrar a tu pequeño los medicamentos que él te diga. No te agobies si le manda corticoides. En su caso es lo mejor y el tratamiento será corto, por lo que no hay que temer a posibles efectos secundarios.

Medidas caseras

Además de medicarle, hay otras cosas que puedes hacer para aliviarle:

  • Mantén húmedo el ambiente en casa. Puedes lograrlo colocando recipientes con agua en las habitaciones o poniendo un humidificador en su dormitorio (límpialo a menudo, para evitar la proliferación de gérmenes).
  • Procura que beba más agua. Al mantenerle la garganta hidratada evitarás que se le reseque, que tosa y por consiguiente, que se le irrite más.
  • Dale un zumo de limón. Eso sí, rebajado con agua. Es desinfectante y calma la irritación de garganta.
  • Acuéstale semiincorporado. Para ello coloca un cojín debajo del colchón de su cuna en la zona del cabecero.
  • Ten paciencia y piensa que el crup, una vez que empieza a tratarse, no tarda más de cinco o seis días en curarse. Y además, no deja secuelas.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo