La vacuna contra la bronquiolitis podría estar disponible en 2021

El descubrimiento y caracterización de nuevos anticuerpos humanos frente al VRS y el hMPV abre la puerta al desarrollo de una vacuna eficaz frente a esta enfermedad.

Bebé enfermo llorando
Getty Images

La bronquiolitis, tal y como explica la Asociación Española de Pediatría a través de su portal web En Familia, es una infección respiratoria a partir de la cual se inflaman los bronquios y los bronquiolos, que son los conductos que llevan el aire dentro del pulmón. Esta enfermedad respiratoria es producida por virus, generalmente por el VRS, virus respiratorio sincitial, que en España es más frecuente entre los meses de noviembre y marzo. Esta enfermedad suele afectar a los bebés de hasta 2 años de edad, aunque lo más habitual es que lo contraigan antes de cumplir los 6 meses.

La mayoría de los niños se contagian de este virus en sus primeros años de vida, pero no todos llegan a desarrollar bronquiolitis y de los que la contraen, la mayoría solo tienen un cuadro leve, aunque algunos llegan incluso a ingresar al hospital. De hecho, la bronquiolitis es la enfermedad respiratoria que más hospitalizaciones y visitas a urgencias en menores de dos años genera. Según señala la AEP, “la mortalidad en niños previamente sanos, hospitalizados por bronquiolitis, es muy baja en los países industrializados (0-1,5%), donde el acceso a la ventilación mecánica y a los cuidados intensivos es fácil. Sin embargo, dada su elevada frecuencia, cada año fallecen en el mundo 66.000-199.000 niños debido a infecciones por VRS, siendo la segunda causa de muerte tras la malaria en niños entre 1 y 12 meses”.

Tal es la frecuencia de esta infección respiratoria que la comunidad científica lleva trabajando mucho tiempo en el desarrollo de una vacuna contra el VRS y, según ha informado el director de la Fundación Infant, en Argentina, Fernando Polack, esta podría estar disponible en 2021, información que a su vez ha compartido en twitter el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.


En el ensayo de la vacuna está participando el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona y se sabe que, al igual que la de la tosferina, se administraría a las mujeres en el último trimestre de embarazo para transmitir los anticuerpos al bebé antes de que nazca y le protejan durante sus primeros meses de vida, ya que, como hemos comentado anteriormente, es el periodo en que los bebés son más susceptibles de contraer el virus y desarrollar bronquiolitis.

Pero mientras llega la vacuna, que se estima que aún quedan por lo menos un par de años, debemos de poner a nuestra disposición todas las medidas preventivas posibles. En este sentido, la AEP ofrece en su portal EnFamilia algunas recomendaciones para prevenir el desarrollo de bronquiolitis en bebés:

Alimentación a base de lactancia materna.
Lavarse bien las manos antes y después de tocar al bebé a los objetos que el pequeño pueda utilizar (sobre todo si la persona tiene alguna infección respiratoria, como un catarro).
E
vitar al bebé lugares concurridospor muchos niños: guarderías, parques…
Evitar la exposición al humo del tabaco

Además, la Fundación Infant señala la importancia de la alimentación de la madre durante el embarazo, pues un estudio de la propia fundación demostró que aquellos bebés nacidos de mujeres que durante el embarazo habían seguido una dieta rica en carbohidratos tenían 8 veces más de posibilidades de contraer bronquiolitis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo