Los bebés no deben dormir con almohada porque es muy peligroso

El uso de almohadas en los más pequeños aumenta el riesgo de asfixia, la principal causa de la muerte súbita.

Bebé en la cuna
Getty Images

Los adultos estamos acostumbrados a dormir con almohadas, de hecho es prácticamente inimaginable que alguien pueda dormir sin ellas. Sin embargo, el cuerpo de los bebés es totalmente distinto ya que está en pleno desarrollo y todavía no tienen suficiente fuerza en el cuello, por lo que no es aconsejable el uso de almohadas. Más bien, se deben evitar a toda costa.

Cuando se trata de bebés muy pequeños, de 0 a 1 año, la almohada aumenta el riesgo de asfixia, el principal motivo del trastorno de muerte súbita del lactante. Los bebés deben apoyar su cabeza sobre el colchón firme al mismo nivel que su cuerpo de forma que no fuercen la curvatura natural de su cuello. Es muy importante que el colchón sea firme. pues si es demasiado blando y el bebé se gira mientras duerme (aunque no es muy común) aumentaría el riesgo de asfixia. Además, también se debe evitar sobreabrigar al bebé con mantas e introducir peluches u otros objetos blandos en la cuna.

¿A partir de qué edad pueden usar almohada los niños?

Se recomienda que el bebé duerma sin almohada hasta pasados los dos años, momento a partir del cual el bebé físicamente comienza a necesitar dormir con almohada ya que sus hombros ya son más anchos que la cabeza y necesita apoyarla para que no se le vaya para los lados o para que no le cuelgue cuando duerma de lado. En este aspecto se recomienda que la almohada sea fina y acorde a su tamaño y de un material traspirable como el algodón. Además, debe cubrirse con una funda lavable y suave y de un material que también facilite su respiración (algodón).

Publicidad - Sigue leyendo debajo