Pulpos de ganchillo para bebés prematuros

Esta iniciativa, nacida en Dinamarca, llega a los hospitales españoles para ayudar a los bebés ingresados en las unidades de neonatos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entorno amigable y mayor bienestar

La iniciativa de dar un muñeco de ganchillo con forma de pulpo a los bebés ingresados en la Unidad de Neonatos es un paso más en el proyecto de humanizar estas salas que se está realizando en muchos hospitales para proporcionar al prematuro y a sus familias un entorno más amigable, pero también un gran bienestar y beneficio físico.

El efecto calmante sobre el bebé

Uno de los últimos centros españoles en adherirse a este proyecto ha sido el Hospital Universitario del Henares. Hemos hablado con Julia Pascual Mayor, supervisora de paritorio, pediatría y neonatos de este hospital, para que nos cuente cómo tranquilizan al bebé estos pulpitos.

“Para el prematuro, el cambio de estar en el vientre de su madre a salir al mundo exterior es aún más drástico que para cualquier otro bebé a término. La unidad de Neonatos es un ambiente hostil para él, por ello trabajamos con iniciativas para que ese ambiente sea lo más amigable posible. Sabemos, porque así lo hemos visto en las ecografías, cómo ante cualquier situación de estrés en el útero los bebés tienden a agarrar el cordón umbilical para tranquilizarse. Y estos pulpos, por la forma de sus tentáculos, pueden cumplir la misma función una vez que el bebé ya ha nacido y se encuentra separado de su madre”, explica.

Todo el tiempo que el bebé prematuro no está piel con piel con su mamá o papá puede agarrarse a estos tentáculos con forma de espiral que se parecen tanto al cordón. Tocarlos le tranquiliza y le proporciona una respiración más relajada, niveles de oxígeno en sangre más altos y latidos más regulares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Otros beneficios de los pulpos

Pero los pulpos protagonistas de esta iniciativa, que nació hace 5 años en Dinamarca y llegó a España hace poco, tienen otros beneficios para los prematuros.

“También les estimulan porque aprenden a gestionar las manos, a coger, agarrar. Además, muchas veces, porque les molesta o porque necesitan echar mano de lo que ellos creen es el cordón, los prematuros tienden a tirarse de las vías que tienen puestas y se las llegan a arrancar. Con estos pulpitos, se ha comprobado que estos tirones disminuyen”, explica Julia Pascual.

Para menores de 32 semanas

La experta matiza que los pulpos no se les dan a todos los bebés prematuros, solo a los que nacen por debajo de las 32 semanas, que es donde se han visto los beneficios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Así nació la iniciativa

La idea de crear estos octópodos de ganchillo, que son hechos a mano por voluntarios, surgió cuando el papá de una niña nacida prematura por cesárea de emergencia recurrió desesperado a la búsqueda online de una tejedora de crochet.

Se lo habían recomendado las enfermeras del Hospital Aarhus University, que habían observado que estos pulpitos ayudaban a los nacidos pretérmino a creer que aún estaban en el vientre de su madre. Aquel papá encontró a una bloguera danesa llamada Josefine Hagen, que rápidamente le tejió un pulpo. Después llegaron a esta maternidad otros 168 más.

Ahora, también en España

Y así se creó el proyecto The Danish Octo Project, un movimiento en el que tejedoras voluntarias abastecen de pulpitos a hospitales de Dinamarca y Groenlandia y que había llegado ya a Estados Unidos, Reino Unido, Polonia, Alemania y Francia.

Ahora también está en España gracias a la asociación pulpitossolidarios.es, pulpitos solidarios para Marcos o Abraza tu pulpo (www.facebook.com/proyectoabrazatupulpo).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una ayuda emocional para los padres

Según la Sociedad Española de Neonatología (SENeo), en España nacen 29.000 prematuros al año, que suponen el 75% de los ingresos en Neonatología. “Los padres de los niños prematuros se enfrentan a unos niveles de angustia muy altos durante el ingreso de su hijo", comenta la experta.

Cuidando sus sentimientos

Partiendo de esta realidad, Julia Pascual explica que, aunque los padres ya saben que sus hijos están en las mejores manos desde el punto de vista médico, los pulpitos les ayudan en el plano emocional porque les transmite confort y satisfacción ver cómo el equipo humano del hospital se implica no solo en los cuidados físicos de su hijo, sino también en el aspecto emocional, el de los sentimientos.

Es importante que sepan que cuidamos a su hijo, pero al mismo tiempo que también le mimamos, y estos muñecos lo demuestran porque están hechos con mucho cariño”, explica la supervisora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Medidas y material concretos

En su hospital es el propio staff quien se encarga de tejerlos, pero por lo general estos pulpos son realizados por grupos altruistas de tejedores bajo la supervisión de unas redes centrales.

Estas redes coordinan todo el trabajo e indican las instrucciones: un patrón con una longitud y una dimensión determinada (las patas tienen que tener 22 cm y ser retorcidas, mientras que la cabeza debe tener entre 7 y 9 cm), además de estar realizados con hilo 100% algodón, ya que este material permite la esterilización.

Su primer compañero

Estas voluntarios los mandan a los centros de recogida y así llegan a los hospitales adheridos al proyecto, que los esterilizan convenientemente en una doble bolsa y finalmente los reparten entre los prematuros que el equipo médico considere (normalmente, los que han nacido por debajo de las 32 semanas).

Será el primer juguete del bebé prematuro, que se lo llevará de recuerdo cuando le den el alta y se marche a casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Primer mes