Primeros meses del bebé: manual de cuidados

¿Es normal que le lata la cabeza? ¿Cómo logro que duerma seguro? ¿Estoy alimentándole bien? Son dudas muy normales con el bebé. Y la buena noticia es que todas tienen respuesta.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Preocupaciones de los primeros días

Acabas de aterrizar en casa con tu recién nacido y, de pronto, descubres que has olvidado todo lo que te contaron sobre sus cuidados. Tranquila, tómate las cosas con calma, tu instinto te dará las claves para que todo vaya bien.

Por el momento, en cuanto llegues acomódale en su moisés. Como es más reducido que la cuna, dentro de él se sentirá muy protegido, como cuando vivía dentro de ti, y estará más tranquilo. Mantén el cuarto a unos 22ºC y no le abrigues demasiado.

Ahora, sigue leyendo para encontrar respuesta a las dudas que te surgirán en estos primeros días con él.

¿Por qué duerme tantas horas?

Porque lo necesita. Durante el sueño su organismo segrega la hormona del crecimiento, ahorra energías y fortalece su sistema inmune, lo que significa que dormir le ayuda a crecer mejor. Aun así, consulta con su pediatra si duerme más de 20 horas diarias y si jamás se despierta para comer.

¿Cómo le cuido el cordón?

Sólo tienes que mantenérselo cubierto con una gasita y cambiársela por otra limpia un par de veces al día (o más, si se la moja con el pis). Puedes bañarle sin miedo, siempre y cuando al sacarle del agua le seques bien la zona (hazlo dándole toquecitos con una toalla muy suave, sin frotarle). Cuanto más seca la tenga, antes perderá el cordón.

Acude a su pediatra si se le pone muy rojo, le sangra, le supura, le huele mal o pasan dos semanas y no se le ha caído.

¿Cuántos pañales debe mojar al día?

Hará pis después de cada toma y caca con bastante frecuencia, así que ensuciará entre ocho y diez pañales diarios. Tendrás que llevarlo al pediatra si moja menos de seis al día o si su pis huele fuerte y está muy concentrado.

¿Por qué expulsa leche tras la toma?

Porque aún tiene inmadura la válvula que le cierra el estómago y no puede impedir que parte de lo que ha comido le vuelva a la boca. Sólo deberás decírselo al médico si las regurgitaciones se convierten en vómitos.

¿Por qué tiene la piel amarillenta?

Porque tiene ictericia, una alteración que se debe al aumento de la bilirrubina en sangre y que no es grave si se trata. Llévale al pediatra para que te diga cómo actuar.

Generalmente basta con exponer al niño a la luz del sol 10 minutos diarios, pero a veces hay que ingresarle para someterle a unas sesiones de fototerapia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las siguientes semanas

A medida que vayan pasando los días irás preguntándote nuevas cuestiones.

¿Por qué llora tanto?

Porque el llanto es el único medio que tiene ahora para decirte que le ocurre algo. Para calmarle, atiende sus necesidades básicas (tal vez tenga hambre, esté mojado...) y cógele en brazos.

El contacto piel a piel contigo, estando tú serena, es el consuelo que más le reconfortará (hasta el año no hay riesgo de malcriarle).

Deberás consultar con el pediatra si no logras calmarle de ningún modo y si además de llorar presenta síntomas de enfermedad (fiebre, vómitos...).

¿Por qué estornuda a veces?

Puede tener mocos por una “rinitis del recién nacido”, que es una leve inflamación de las fosas nasales. Para aliviarle, mantén húmedo el ambiente en casa y límpiale las fosas nasales con suero fisiológico tres veces al día.

Los estornudos se explican porque tiene las fosas nasales estrechísimas y cualquier motita de polvo o moco puede impedirle respirar bien. Por eso es bueno que estornude.

En cualquier caso, llévalo al pediatra si además tiene fiebre, se congestiona, tose o pierde el apetito.

Le late la la cabeza. ¿Es normal?

Sí. Aún tiene separados los huesos del cráneo y en esos espacios más blanditos que quedan entre ellos (las fontanelas) se aprecia el latido cardiaco. Cuando a tu hijo se le cubra esta zona por el pelo se acabará el “problema”.

Deberás ir a urgencias si la fontanela de la parte superior de la cabeza se le abomba o se le hunde.

¿Qué son esas costritas de la cabeza?

Es la costra láctea. Le ha salido porque aún se halla bajo la influencia de las hormonas del embarazo y éstas aumentan la producción de grasa del cuero cabelludo. Para quitársela, cómprale una crema específica contra ella.

Tendrás que ir al médico si al rascarse se levanta las costras, porque corre riesgo de que se le infecten.

¿Por qué se asusta mientras duerme?

Estas contracciones se deben a la inmadurez del sistema nervioso, surgen en las primeras semanas de vida y desaparecen antes del tercer mes.

Tendrás que consultar al médico si tu hijo también las presenta mientras está despierto, si le afectan a la cara o si le duran más de 15 segundos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Del segundo al cuarto mes

Superado el primer mes te sentirás más segura con tu pequeño. ¿Sabías que éste es el tiempo que necesitan las madres para aprender a distinguir los diferentes tipos de llanto de su bebé? Aun así, tendrás otras dudas...

¿Cómo le alivio si tiene cólicos?

Dándole suaves masajes circulares en la tripa, de izquierda a derecha, y paseándole manteniéndolo boca abajo sobre tu antebrazo, mientra le masajeas la espalda con la mano del otro brazo. Consuélate pensando que mejorará a partir del tercer mes. En cualquier caso, díselo a su pediatra.

Bizquea o tuerce un ojo

No es que sea bizco, lo que le ocurre es que sus músculos oculares aún tienen que madurar para poder enfocar bien. De todos modos, tendrás que consultarlo al especialista si a los 5 meses continúa bizqueando.

¿Por qué tiene tantas legañas?

Porque sus conductos lagrimales son diminutos y es muy fácil que se le obstruyan. Las lágrimas pierden su agua y el resto de sustancias que las componen (grasa, proteínas...) forman las legañas.

Quítaselas a tu bebé con la punta de una gasita humedecida en suero fisiólogico, de dentro hacia afuera (no lo hagas en seco porque podrías arañarle), y usa una gasita para cada ojo, para que en caso de infección no se la pases de uno a otro.

Ve con él al médico si tiene los ojos legañosos todo el día, no sólo al despertarse, o si se le enrojecen.

Acumula muchos gases ¿qué hago?

Sé muy puntual con sus tomas, para que no coma con ansia, y haz descansos de vez en cuando para que eructe.

Si aun así acumula gases, túmbalo boca arriba y llévale las piernas flexionadas a la tripa, presionándosela suavemente, para que acabe expulsando el aire. Deberás ir al médico si tiene la tripa muy dura e hinchada.

Un lado de su cabeza está aplanado...

Le ocurre porque pasa tumbado del mismo lado la mayor parte del tiempo y como aún tiene los huesos del cráneo blanditos, se le han deformado. Consulta al pediatra si con alternar a partir de ahora el lado en el que lo tumbas será suficiente o si necesita tratamiento.
En cualquier caso, la plagiocefalia no afecta al cerebro.

Con 4 meses no sabe voltearse...

Es normal, dale tiempo. Sólo deberás consultar con su pediatra si tiene los pliegues del culete asimétricos, si sólo se gira hacia un lado o si cumple los 6 meses y aún no se voltea.

¿Por qué babea tanto?

Porque al final del cuarto mes sus glándulas salivares están más activas (se están preparando ya para deglutir los nuevos alimentos, que llegarán a partir del sexto mes) y por la erupción dental. Para evitar que a tu hijo se le irrite la barbilla, ponle un babero y cámbiaselo por otro cuando lo moje (quítaselo para dormir).
Consulta con su médico si se lleva los deditos a la boca con cara de dolor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y si le pasa algo mientras duerme?

Es una de las preocupaciones comunes entre los padres primerizos, pero tú procura no obsesionarte. Existen muchas medidas que puedes poner en práctica para velar por tu bebé también durante la noche. Y funcionan.

Prevenir la muerte súbita del lactante

Las precauciones que aconsejan los expertos son las siguientes: acostar al niño siempre boca arriba, evitar que sude, rodearle de aire limpio y no agobiarle poniendo en su cuna cojines o peluches.

Temo que se asfixie con la sábana...

Para evitarlo acuesta al bebé a los pies de la cuna, con las sábanas bien remetidas debajo del colchón. Así, además, al tocar el piecero y percibir los límites del lugar en el que se encuentra, se sentirá más seguro y dormirá mejor.

Temo que vomite y aspire el vómito...

La manera de evitarlo consiste en elevar un poco el cabecero de su cuna, colocando en las patas delanteras un par de tacos de folios de igual grosor.

Hace ruiditos al respirar...

Puede que tu bebé haga unos ruiditos al dormirse porque se le ha quedado una pizca de leche en la garganta y con el aire forma burbujas sonoras. Lo evitarás ofreciéndole un poco de agua después de las tomas.

También es normal que “ronque” si está acatarrado. Fuera de estos casos, ve al pediatra cuanto antes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Estará creciendo como debe?

Para tener la certeza de ello no debes fijarte sólo en si gana peso, sino también en otros detalles, como si se muestra activo, está contento y va superando las metas propias de su edad: sonríe, muestra interés por su entorno, te sigue con la mirada, duerme bien...

En cualquier caso, te aclaramos algunas dudas sobre este aspecto.

No te preocupes

Salvo excepciones, todos los bebés pierden peso en su primera semana de vida. Esto se debe a la expulsión del meconio, al sudor, a la pérdida de hormonas maternas que circulaban por su organismo... Tenlo en cuenta y no te agobies al ver que tu hijo pesa menos que al nacer.

En cuanto empiece a comer de forma regular recuperará los gramos que ha perdido y comenzará a engordar (unos 250 gramos semanales en el primer trimestre).

No importa que pese algo más o menos que otros niños de su edad, siempre que siga un ritmo ascendente y equilibrado.

Pésale en el médico

Para no obsesionarte con su peso, lo más práctico es que dejes la tarea de pesarle al pediatra. Él es quien mejor puede valorar su desarrollo. Si a pesar de este consejo prefieres hacerlo tú, pésale sólo una vez a la semana, en la misma farmacia, por la mañana y con un tipo de ropa similar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Por qué se pone malito tan a menudo?

Muchos padres y madres se quejan de que su bebé se pone malo muy a menudo: de la tripa, de los oídos, de la garganta...

Si es tu caso, no te agobies: esto no significa que el niño sea enfermizo, sino que está adquiriendo una inmunidad y para ello tiene que pasar, de forma progresiva, por una serie de infecciones.

Aun así, cuanto más fuerte esté, menos riesgo tendrá de sufrir posibles complicaciones y antes se recuperará de sus dolencias.

Así le fortaleces

Para aumentar las defensas de tu hijo, recuerda:

- No te saltes vacunas.
- No le mediques por tu cuenta y riesgo.
- Mantenle lejos del estrés y del tabaquismo.
- Vigila su higiene sin obsesionarte con ella.
- Evita que se agote.
- Paséale a diario.
- Abrázale mucho.
- Procura que se ría.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Primer mes