El color y el olor

Ésta es la cantidad media aproximada que necesitará tu hijo durante sus primeras semanas de vida. Pero ¿qué pasa si moja más pañales? ¿Y si moja menos?.

EL COLOR Y EL OLOR

Si la frecuencia es importante, no lo es menos el color y el olor de la orina. Lo ideal es que el pis que haga el bebé sea clarito y prácticamente no huela.

Pero si tiene un color amarillento muy fuerte, está turbio o huele mucho, llévale al pediatra enseguida.

Este síntoma puede deberse a varias causas:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  1. El niño bebe poco. Ofrécele agua entre las tomas, pero si no la quiere, no te agobies (muchos recién nacidos la rechazan). El objetivo es que si la necesita, pueda disponer de ella.
  2. Está tomando biberones demasiado concentrados. ¡Cuidado! Cuando prepares el biberón a tu hijo, jamás le añadas más cacitos de leche que los que recomienda el prospecto para cada medida de agua (un cacito de polvo por cada 30 ml de agua). Si lo haces, en lugar de alimentarlo mejor, le aportarás más cantidad de nutrientes de los que su organismo puede asimilar, lo que obligará a sus riñones a trabajar más deprisa. Y este sobreesfuerzo acabará alterando el color y el olor de su orina.
  3. Padece una infección urinaria. Una vez diagnosticada, el especialista le pondrá en tratamiento para erradicarla. En adelante, para prevenir este tipo de infecciones, estate especialmente atenta para cambiar a tu hijo en cuanto lo necesite, límpiale el culito de delante hacia atrás, aclarando la esponja en cada pasada, y acostúmbrate a dejarle unos instantes con el culete al aire antes de ponerle el pañal limpio.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Primer mes