Si está en la incubadora...

Es una situación muy dura, pero intentad llevarla con la mayor tranquilidad posible, dejad que os aconsejen los médicos, que os dirán cómo actuar, y confiad en las capacidades de vuestro pequeñín.

De la noche a la mañana, la vida os ha sorprendido con un desconcierto ante el que no sabéis cómo actuar. Sois padres de un niño prematuro que debe permanecer en la incubadora y os sentís perdidos. Es lógico, pero no olvidéis que las enfermeras del hospital van a ayudaros.

La doctora Carmen Pallás, jefa del Servicio de Neonatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, explica que el estado de shock en el que se encuentran los padres puede hacer que se sientan muy confusos, pero “las enfermeras están siempre pendientes de ellos, tienen preparación psicológica y les ofrecen los consejos necesarios”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si os ocurre recordad que, según esta experta, “vosotros sois siempre los cuidadores más cuidadosos porque sólo estáis pendientes de vuestro bebé, mientras que las enfermeras lo están de muchos niños”. Y tened paciencia, porque la evolución puede ser lenta. La estancia en la UCIN (Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales) puede prolongarse desde 15 días hasta tres meses, en función de la semana de gestación en que haya nacido vuestro pequeño.

En todo caso, Pallás insiste en la necesidad de confiar en el niño, que “tiene más capacidades de las que aparenta para salir adelante”.

El método canguro

El bebé os reconocerá enseguida y es fundamental que os involucréis en sus cuidados. Sobre todo tú, mamá, porque hacerlo favorece la secreción de leche materna, que es alimento y medicina para él. Como también es esencial que, si es posible, realicéis el método canguro; arropados juntos, en contacto piel con piel, madre y padre haréis las veces de incubadora transmitiendo calor al recién nacido. Será muy beneficioso para su salud y estabilidad y le ayudará a superar la prematuridad. Según Pallás, sería una mala práctica no llevarlo a cabo, pues fortalece los vínculos afectivos entre el bebé y sus familiares.

¿Podéis tocarlo?

El contacto con los padres, ¿no romperá la asepsia? Según la doctora Pallás, “los gérmenes de los padres son los que interesa que los niños tengan, les hacen más fuertes y siempre son mejores que las bacterias del hospital”.

Estáis en contacto

• Si la situación lo permite, lo aconsejable es practicar el método canguro el máximo tiempo posible. • Cuando no se puede sacar al bebé de la incubadora para hacer el método canguro, se invita a los padres a introducir las manos por unas aberturas para acariciar al niño mientras le hablan.
• Otra opción es la cuna térmica: una cuna abierta más accesible que la incubadora, que se utiliza con niños grandes o con muchas vías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Primer mes