Educar al perro cuando nace el bebé

Con algunas pautas de educación e higiene, que tengáis una mascota en casa no tiene por qué conllevar ningún riesgo para vuestro bebé. Tomad nota.

Antes del nacimiento del bebé dedicabais a vuestro perro mucho tiempo y atenciones. Y, como es un animal territorial, ahora puede volverse celoso, deprimirse, mostrarse agresivo o excesivamente cariñoso. Por eso tendréis que entrenarle con antelación para que acepte bien al pequeño.

Perro y bebé: preparar al animal

Para que la llegada del bebé no sea un cambio tan brusco y el perro esté preparado:
• Tiene que obedecer (si no lo hace, llevadle a un entrenador). La orden más importante que debe cumplir es “abajo-quieto”.
• Si no le vais a dejar estar en ciertas zonas (vuestro cuarto, el del niño...), acostumbradle antes.
• Cuando montéis el cuarto del bebé, dejad que entre para oler sus cosas (si las chupa o las coge, decidle “no”, “mal”). Es buena idea poner una puerta de barrera.
• Bajáos un audio de llanto de bebé (mediateca.educa.madrid.org) para que se habitúe a oírlo.
• Cuando el bebé nazca, papá puede llevar a casa alguna prenda suya para que el perro la huela.

Perro y bebé: en casa con el niño

Al volver del hospital es mejor que el primer encuentro sea en la calle, antes de entrar en casa.
• A ti, mamá, querrá saludarte antes, te ha echado de menos. Deja a tu bebé con su papá para dedicar atención a tu mascota.
• Al subir, que el papá se siente con el bebé y el perro le olisquee.
• Si ves que le da miedo, acaríciale y anímale a acercarse. No le obligues ni le acerques tú al bebé.
• Si gruñe, regáñale. Si no para, sorpréndele echándole agua con un pulverizador. O llévale aparte.
• Dejad que entre con vosotros al cuarto del bebé, pero jamás los dejéis solos (puede morderle, volcar la cuna, subirse al cuco...).
• Sé muy afectuosa con tu mascota cuando estés con tu hijo (dale premios, acaríciale con el pie mientras amamantas...).
• Dispón un tiempo diario, unos 10 minutos, sólo para tu perro.
Así el animal aprenderá a tratar al bebé. Y luego tendréis que enseñar a vuestro hijo a tratar al perro.

Perro y bebé: cuestión de higiene

Es otro aspecto que os preocupará. No tiene por qué haber problemas:
• Llevadle al veterinario y tened al día las vacunas y la desparasitación.
• Cepillado diario y baños que precise.
• No dejéis que chupe al niño (cuando desarrolle defensas ya no importará).
• Cambiad los juguetes “infantiles” de vuestra mascota (peluches, muñecos de goma...) por otros más “perrunos”.
• La comida del perro, fuera del alcance del niño (algún día gateará).

¿Lo sabías?

Según un estudio finlandés, los niños que crecen en sus primeros años en compañía de un perro tienen hasta un 50% menos probabilidades de desarrollar alergias, asma y otras enfermedades respiratorias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Primer mes