Aseo y curas del cordón

aseo y curas del cordón

No hace falta que esperes a que pierda el cordón para bañarlo. Puedes hacerlo desde el primer día, siempre que luego le seques bien esta zona tan delicada.

Una vez que le saques del agua, no le seques frotándole, sino dándole toques con una toalla, para no quitarle la grasa que le recubre el cuerpo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Después de secarle, échale la crema protectora y ponle el pañal ajustado a la cintura, sin oprimirle pero asegurándote de que le mantiene la pinza del cordón en su sitio, para evitar que el ombligo le quede saliente.

En cuanto a las curas del cordón, no le impregnes la gasa con alcohol cada vez que se la cambies, porque puedes quemarle la piel. Hazlo sólo una vez al día y no con alcohol de 90º, sino con el de 70º, que es más flojito.

Otros “noes” importantes en el cuidado de tu hijo son:

  • No cortarle las uñas en redondo, sino en línea recta, limándole los piquitos para que no se le incarnen
  • No abrigarlo demasiado para el paseo, porque si suda y el sudor se le queda frío, puede resfriarse
  • No limpiarle los oídos por dentro (si le introduces los bastoncillos puedes dañarle el tímpano)...

    Como ves, otra forma de aprender a cuidar bien a tu hijo es reparando en lo que no debes hacer con él.

    Y para bajarle la dichosa fiebre...

    No abrigues más a tu hijo, como solían hacer nuestras abuelas, porque esto provoca que la temperatura corporal se dispare.

    Lo más aconsejable es que le destapes un poco y le abaniques durante unos minutos. Si sigue muy caliente, desnúdale (déjale sólo el pañal) y continúa abanicándole.

    En caso de que esto tampoco funcione puedes darle un baño, pero no con el agua fría (¡es muy peligroso!), sino con el agua tibia, a unos 36 ºC, y dejando luego que se vaya enfriando
    con el niño dentro de ella.

    Tampoco debes darle friegas con alcohol; éste se absorbe a través de la piel y puede hacer que el pequeño se emborrache, algo tremendamente dañino para su sistema nervioso.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Primer mes