Los cambios de la nueva mamá

Ya ves que tu bebé, al nacer, va a experimentar cientos de novedades, pero tú, al convertirte en madre, vas a vivir el cambio más significativo de toda tu vida.

Tener un hijo va a hacer que tanto tu cuerpo como tu mente y tus sentimientos experimenten una auténtica revolución. Estos son los cambios que vivirás:

A NIVEL EMOCIONAL

Aflorarán en ti una gran cantidad de emociones contrapuestas: alegría, ternura, miedo, desconcierto... ¿Sabías que en tu cerebro se están produciendo cambios que facilitan el vínculo con tu pequeño? Por eso no debes preocuparte por esta mezcla de sentimientos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Durante y después del parto el nivel de oxitocina, una hormona que favorece los lazos amorosos, es muy alto. También lo es el de la vasopresina, la hormona que hace que surja en ti el instinto de protegerle. Los olores, los gestos y los ruiditos de tu bebé quedan grabados en tu cerebro y evocan una reacción inmediata.

Tu cerebro ahora es distinto: es un cerebro materno. Algunas madres se sienten cómodas al instante con su nuevo papel; otras necesitan más tiempo.

Sea cual sea tu caso, recuerda que en tu interior dispones de un manual de instrucciones para saber cómo cuidar a tu bebé. Es la reminiscencia del periodo en el que fuiste pequeña y cuidaron de ti.

Estos recuerdos, almacenados en tu subconsciente, afloran ahora y revelan facetas tuyas que desconocías. Confía en ti. Tu bebé no necesita una madre perfecta, sino comprometida.

A NIVEL FÍSICO

Por un lado te sentirás con una fuerza increíble, derivada del alto nivel de adrenalina que has segregado en el parto. Pero por otro estarás cansada, tendrás loquios y entuertos, te molestarán los puntos, sentirás dolor en el pecho...

Ten paciencia. Tu cuerpo necesita un tiempo para recuperarse.

¿Y QUÉ PASARÁ AL VOLVER A CASA?

Te darán el alta a los dos o tres días si el parto ha sido vaginal y a los cuatro o seis si te han hecho una cesárea. Es normal que ahora te sientas cansada e incluso triste.

Esto se debe a que tu cuerpo está viviendo una enorme transformación hormonal para recuperar el equilibrio que tenía antes del embarazo. Suele durar pocos días, pero si estás muy deprimida, díselo a tu médico.

También es importante que cuentes con ayuda en casa. Así tú podrás dedicarte a tu bebé mientras otros se ocupan de las tareas del hogar y cuidan de ti. ¡Te lo mereces!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Primer mes