Carácter y salud del bebé

Los genes influyen mucho en el carácter con el que el niño llega al mundo. Pero no son los únicos implicados en la formación de su personalidad. Por otra parte, en la salud del niño influyen tanto las circunstancias externas como la herencia genética. Descúbrelo.

La personalidad: cuestión de herencia...

Cada vez tenemos más información acerca de la influencia de la herencia la personalidad como el optimismo, la timidez, la introversión y la extroversión... Se calcula que el factor genético para estos 
rasgos oscila entre el 40% y el 60%.

Cuestión de educación...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El entorno social y la educación que recibe también influyen en el niño. 
Así, si un bebé nace con talento para la música pero nunca la oye ni da clases, difícilmente se expresará esta faceta suya. O si es muy tímido pero recibe apoyo en casa, aprenderá 
a desenvolverse bien en sociedad.

...o de la unión de ambas

Lo más curioso de todo es que los
 genes no son inalterables sino que
 sufren variaciones químicas por 
influencia de las experiencias que 
la persona vive a lo largo de su vida. Así, un gen ‘durmiente’ puede 
activarse si el entorno lo estimula. 


De manera que hay un continuo 
proceso de intercambio entre los 
genes y el entorno, con lo que el niño tímido puede aprender a serlo menos
y la niña nerviosa, a canalizar sus 
energías y concentrarse mejor.

En 
su forma de actuar siempre hay una 
parte innata y otra adquirida. Por eso, darle una buena educación empieza por descubrir cómo es y ofrecerle 
después las mejores oportunidades 
de acuerdo con el "material innato".

¿Y QUÉ HAY SOBRE SU SALUD?

En la salud influyen mucho las circunstancias externas(los hábitos de la madre en el embarazo, la alimentación y 
el ambiente en el que vive el pequeño...).

Pero hay determinados aspectos 
en los que la herencia genética también influye mucho, como ocurre 
con la predisposición a comer bien o a sufrir determinadas enfermedades.

  • Las alergias alimentarias: Si el 
padre o la madre sufren 
una alergia alimentaria, 
el niño tiene un 40% 
de probabilidades de 
desarrollar alguna forma de ella. Y si son alérgicos ambos progenitores, 
esta probabilidad se 
eleva hasta el 75%.
  • La predisposición a sufrir ciertos trastornos. Se sabe que existe un importante componente genético en la propensión a padecer asma, eczema, migraña o hiperactividad.
  • El hecho de ser 
zurdo o diestro. 
La predisposición a usar más la mano izquierda 
también es heredada.
  • El riesgo de sufrir Enuresis nocturna. Hay un componente genético en la tendencia a hacerse pis de noche pasados los 4 años. 
De hecho, en gemelos idénticos, si uno sufre enuresis el otro tiene 
bastantes posibilidades 
de padecerla también.
  • Los gustos por 
algunas comidas. 
No se conoce cuánto 
hay de herencia y cuánto de educación en este sentido, pero se sabe 
que los gustos culinarios se heredan en parte. 
Y si uno de los padres comía mal de niño, 
probablemente también 
le ocurrirá a su hijo.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Primer mes