Rasgos del bebé determinados por la genética

El color de los ojos es transmitido por un solo gen, al igual que sucede con la forma del lóbulo de la oreja y con el grupo sanguíneo. Pero muchas otras características, como 
el color de la piel y la forma de la nariz, vienen determinadas por un conjunto de genes. 


En estos casos es más complicado saber de quién ha heredado el bebé el rasgo concreto.

El cabello

El pelo oscuro domina al cabello claro; el no-pelirrojo al pelirrojo y el ondulado al rizado. Por otra parte, 
el cabello rizado domina al pelo 
lacio y la calvicie a la no calvicie.

Los ojos

Si hablamos del color, el gen de 
ojos oscuros domina al de ojos claros. Aun así, un niño cuyos progenitores tengan ojos marrones puede tenerlos azules si tanto su padre como su 
madre poseen en su material 
genético la información para ojos marrones (A) y azules (B), heredada de sus respectivos progenitores. 


Publicidad - Sigue leyendo debajo

Así, el niño puede tener: el gen A del padre y A de su madre (AA); el gen A del padre y B de la madre (AB); el gen B del padre y A de la madre (BA) o el gen B del padre y B de la madre (BB).

En este último caso, sus ojos serían azules, es decir hay un 25% 
de posibilidades de que esto ocurra.
Respecto a otras características, el gen de los ojos grandes domina al de ojos pequeños. Y el de pestañas largas al gen de pestañas cortas.

La nariz

El gen de la nariz de puente alto ganchuda domina a la nariz recta y el gen del puente estrecho domina al del puente ancho.

Sobre todo la nariz aguileña siempre reaparece. Y la nariz de punta recta domina a la de punta respingona. Pero hay que tener en cuenta que este rasgo siempre adquiere la forma que se acopla bien a la fisionomía de la cara.

Esto puede hacer que la 
nariz del hijo sea muy diferente 
a las de ambos progenitores.

La boca

El gen de los labios gruesos y llenos domina al de los labios finos. 
Pero en la forma de la boca influye más de un gen, y como también
los de los abuelos dejan sus huellas, la del hijo será una mezcla 
de varias.

A veces ni siquiera se reconocen en ella las de los padres.

La altura que tendrá el niño

Los genes de la estatura alta son más fuertes que los de la bajita. Así, un padre alto y una madre baja tendrán antes un hijo alto o de altura media que uno bajo.

Si los dos son altos, seguramente el hijo lo será. Pero en esto también influyen factores externos, como la alimentación. Por ello hoy somos más altos que nuestros antepasados.

El peso

Los genes determinan la constitución del niño (robusto, delgado, etc.), pero en esto también influyen la nutrición y los hábitos. Si los padres son obesos, el niño tiene una probabilidad del 80% de serlo. Pero si
la obesidad se debe a malos hábitos, no tiene por qué desarrollarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La morfología de la cara

El gen de la cara delgada 
y ovalada domina al 
de la cara redonda. Y el gen de pómulos normales es recesivo frente 
al gen de pómulos altos.

Los movimientos

Los niños suelen tener una forma de andar y algunos gestos similares a los 
de sus padres. Y no es solo por imitación.

De hecho, hay hijos que se crían 
sin sus padres y también 
se mueven como ellos, lo que prueba que hasta los movimientos se heredan.

El color de la piel

Los genes responsables del color oscuro de la piel son más fuertes que los de color claro. Por eso
los hijos de un padre 
negro y una madre blanca 
(o al revés) suelen tener un color de piel oscuro.

La forma del cráneo

Un occipucio bombeado 
suele transmitirse antes que un occipucio plano. Sin embargo, hay familias 
en las que un cráneo 
con forma alargada 
siempre reaparece.

Otros rasgos

  • El hoyuelo que aparece en la barbilla o la mejilla domina a una barbilla o una mejilla sin hoyuelo. Y la barbilla normal domina a la barbilla retraída.
    • Las pecas son una 
característica dominante que siempre reaparece.
      • Por último, el gen 
de cejas pobladas domina 
al de cejas normales.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        Más de Primer mes