El test de Apgar sin dudas

El test de Apgar se realiza para saber cómo se ha adaptado el recién nacido a la vida fuera del cuerpo de su madre. Se realiza al minuto y a los cinco minutos de nacer y casi todos los pequeños la superan con éxito.

test de apgar
Getty Images

No te extrañes si nada más nacer, el neonatólogo toma "prestado" a tu bebé durante unos minutos se llevan a tu hijo de tu lado. El motivo de esta separación es porque le van a realizar el test de Apgar que sirve para obtener una primera valoración clínica sobre el estado general de tu hijo nada más nacer. Esta prueba fue ideada en 1952 por la pediatra y anestesista norteamericana Virginia Apgar y se realiza en dos tiempos: nada más nacer el bebé y cinco minutos después.

Los parámetros que mide el Test de Apgar

Gracias a este test se conoce el estado general del bebé y su adaptación inmediata a la vida extrauterina mediante la valoración de cinco variables: latido cardiaco, esfuerzo respiratorio, tono muscular, reflejos y color de la piel. Cada una se calibra con una puntuación de 0 a 2 y ayuda al neonatólogo a decidir si el pequeño necesita o no cuidados especiales.

RITMO DEL CORAZÓN. La frecuencia cardiaca se evalúa con el estetoscopio y se puntúa de la siguiente manera (no hay que olvidar que el ritmo cardiaco del recién nacido es mayor que el de los adultos): si el corazón del bebé no late se le da un 0; si la frecuencia cardiaca es menor de 100 latidos por minuto la nota es un 1 y si es superior a 100, la nota es de 2.
ESFUERZO AL RESPIRAR. El test de Apgar evalúa cómo respira el pequeño. Si no lo hace, la puntuación es de 0. Si respira de forma lenta, irregular o con jadeos es de 1 y si respira y llora con fuerza, la puntuación es de 2.
TONO MUSCULAR. Este parámetro mide el nivel de relajación o contracción de los músculos en estado de reposo. Si están flácidos, la puntuación es de 0. Si el tono es débil pero el niño tiene las extremidades ligeramente flexionadas obtendrá un 1. Si además realiza movimientos activos, logrará 2 puntos.
REFLEJOS. El especialista somete al bebé a determinados estímulos táctiles, como una palmadita o un leve pellizco, y luego comprueba su reacción ante ellos. Si el recién nacido no responde le pone un 0, si flexiona débilmente las piernas le da un 1 y si lo hace con fuerza, le puntúa con un 2.
COLOR DE PIEL. Con esta prueba se evalúa el nivel de oxigenación del bebé. La puntuación depende de su tono de piel: si nace con un color azul pálido la puntuación es de 0; si nace rosadito pero con las extremidades azuladas saca un 1 y si tiene todo el cuerpo rosita, la nota es de 2 puntos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Primer mes