El primer encuentro con él

En el primer encuentro entre la madre y su hijo recién nacido influyen numerosos factores. Te los contamos.

image
D.R.

El primer encuentro

  • Hormonas. Hay hormonas que se liberan en el momento del parto (como la oxitocina), que ayudan a desarrollar el instinto maternal, el amor y el deseo de cuidar al pequeño. Pero no hay que olvidar que los niveles de estrógenos y progesterona disminuyen bruscamente tras el parto, lo que puede hacer que la madre, a pesar de estar encantada con su bebé, se desanime y tenga ganas de llorar.
  • Apariencia del bebé. A veces el recién nacido no tiene nada que ver con el bebé precioso y calmado con el que la madre se había ilusionado y puede sentirse desconcertada.
  • Estado físico materno. Puede que la madre se encuentre agotada por los esfuerzos del parto o que aún se sienta “rara” por el efecto de la anestesia y que su estado de malestar desluzca el primer encuentro con su hijo.
  • Impulsividad de la madre. Está estudiado que las mujeres que se enamoraron de su pareja de un flechazo tienen más probabilidades de sentir lo mismo al conocer a su bebé. Por el contrario, las que se enamoraron poco a poco, tardan unos días en sentir plenamente su instinto maternal. La madres que se juzgan a sí mismas por no sentir lo que “deberían” se ponen muy tristes y no se plantean que no hay una única manera de sentirse frente a un bebé. Cada una reacciona a su modo, según su forma de amar. Acepta tus sentimientos y si crees que quieres a tu hijo menos de lo que te imaginabas, mírale mientras duerme y date un tiempo. En menos de un mes acabará conquistándote.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Y a su papá también

    El instinto paternal existe también y es bastante parecido al instinto maternal. De hecho, se ha comprobado que el futuro papá que se involucra en el embarazo produce unos niveles más bajos de testosterona (hormona del deseo sexual y la competitividad) y mayor cantidad de estradiol (que incita a llevar un comportamiento más estable). Y que, además, una vez que el pequeño nace es más sensible a sus encantos y se muestra más afectivo y protector que los hombres que no han vivido de cerca el embarazo de su mujer.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Primer mes