Cómo vestirle

CÓMO VESTIRLE

Es normal que al verlo tan pequeñito tiendas a abrigarle demasiado, pero es un error: "Los primeros meses abrigaba muchísimo a Cecilia. La llevaba a la piscina con calcetines (aunque el termómetro marcase 40 °C) Mi madre me regañaba y me decía que con un body era suficiente", recuerda divertida Beatriz, madre de una niña que ha cumplido ahora los 2 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde luego, a partir de junio o julio (y siempre teniendo en cuenta si vives en una región más o menos calurosa) puedes vestir a tu bebé con prendas de manga corta o incluso sin ella, siempre que le mantengas protegido del sol debajo de una sombrilla.

Y dejan de ser necesarios los calcetines gruesos y el gorrito de lana (sustitúyelo por uno fresquito de tela).

Si le abrigas en exceso sudará más, y si luego el sudor se le queda frío, aumentarán las probabilidades de que se resfríe.

Además, el sudor también favorece la aparición de rojeces e irritaciones, sobre todo en las zonas de más roce, como las ingles, los antebrazos y las corvas de las piernas.

Para prevenirlas, aplícale en estas zonas la pomada protectora que habitualmente le echas en el culito.

Y no te olvides de que los cambios bruscos de temperatura le afectan especialmente y le exponen a contraer afecciones como otitis, rinofaringitis...

Por eso, lleva siempre a mano una toquilla fina para cubrirle cuando entréis en locales que tengan aire acondicionado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Primer mes