¿Cómo le baño?

¿Sabré bañarle?
Si no te sientes segura a la hora de bañar al bebé, sigue estos pasos. Pronto te convertirás en una experta y tu hijo y tú disfrutaréis muchísimo de este momento.
Caldea el cuarto de baño para que no pase frío al meterlo y sacarlo. Y ten todo a mano (esponja, jabón, toalla...), o tendrás que ir con él a buscarlo.
Llena la bañerita hasta menos de la mitad con agua entre 37 y 38 ºC. Mejor que con el codo, compruébala con un termómetro de baño.
Quítale la ropa en el cambiador y métele en el agua. Para sujetarle, pasa uno de tus brazos por detrás de su cabecita y cógele por la axila.
Lávale con la otra mano, empleando dos esponjas diferentes: una para la zona genital, a la que puedes añadir unas gotas de gel para bebés, y otra para el resto del cuerpo.
Háblale todo el tiempo para que se sienta seguro y protegido.
Antes de sacarle, aclárate bien las manos para que no se te resbale.
Una vez fuera, sécale muy bien y ponle crema hidratante (muchos recién nacidos tienen la piel seca), calentándola antes entre tus manos para que no la note fría. Si usas colonia, no se la pongas directamente en la piel (podrías irritársela), sino en su ropa.
¿Le baño desde el primer día?
Puedes hacerlo sin problema, pero recuerda que el baño no debe durar más de tres minutos y que luego debes secarle muy bien la zona del ombligo para evitar que se le infecte. Si no te sientes muy segura, los primeros días puedes bañarle en seco, es decir, pasándole una esponja humedecida en agua tibia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Primer mes