Un milagro llamado Nerea

UN MILAGRO LLAMADO NEREA

Todo comienza cuando al octavo mes de embarazo, acudo a hacerme una de las últimas ecografías en compañía de una amiga y su madre.

Es entonces cuando detectan que mi bebé tiene Hidronefrosis Unilateral (reflujo de orina en uno de los riñones).

La doctora me dice que es una enfermedad sin importancia, pero que esta enfermedad en un 5% de los casos viene asociada también a Síndrome de Down.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dado que el Triple Screening había salido normal, no me habían hecho Amniocentesis, entonces la doctora me dice que, si lo deseo, me la pueden hacer ahora.

Yo decido que sí, quiero salir de dudas para que, en caso negativo estar más tranquila y en caso positivo, ir informándome acerca de los cuidados y educación que requiere un bebé con Down.

El día de la Amniocentesis, me acompaña mi marido. Él se queda en la sala de espera y yo entro a la consulta.

Mientras realizaban la prueba, me dio un pequeño mareo, por lo que acto seguido monitorizaron a la bebé para ver como se encontraba ella.

Es entonces cuando oigo a la doctora que solicita por teléfono un quirófano para una cesárea de urgencia.

Yo le pregunto: “¿No será para mí? Yo ya me encuentro mejor” y la doctora me responde: “Tú estás bien, pero la pequeña está sufriendo mucho y hay que sacarla de inmediato”.

Rápidamente me sacan en camilla por la puerta de atrás de la consulta y me llevan a quirófano, sin yo poder decirle nada a mi marido.

Entramos en quirófano y había como unas 8 o 9 personas a mí alrededor. Todas corriendo de un lado para otro y gritando: “¡Rápido, no hay tiempo!”.

Una enfermera muy amable se encargaba únicamente de tranquilizarme mientras me acariciaba el pelo y me decía: “Tranquila, lo estás haciendo muy bien y estás siendo muy valiente”.

En cuestión de 15 minutos mi niña vino a este mundo, pero no la pude ver, se la llevaron rápidamente y lo único que me dijeron fue: “La niña está bien, pero se la tienen que llevar para hacerle unas pruebas.
Finalmente no tiene Síndrome de Down, pero ha sufrido un poco y tienen que verla los médicos”.

Mientras tanto, una de las doctoras había ido a buscar a mi marido y sin más explicaciones le dijo: “Sígame por favor. Ha habido complicaciones y hemos llevado a su mujer a quirófano”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Primer mes