Qué va a aprender tu hijo en la guardería este año

... y cómo puedes enseñárselo tú en casa si has decidido no llevarle a la escuela hasta los 3 años.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dos opciones igual de válidas

Los tres primeros años de vida del niño son esenciales en cuanto a su desarrollo y maduración. A esta edad, vuestro hijo aprende jugando, observando, experimentando... Y para ello necesita que su entorno favorezca este aprendizaje.

En la escuela infantil las rutinas, las actividades y los materiales están pensados con este objetivo. Pero ¿y si vuestro niño no va al cole hasta el segundo ciclo de educación infantil? No pasa nada, vuestras atenciones y juegos serán el motor que le anime a madurar y a intentar cosas nuevas. Y además, podéis tomar nota de lo que le enseñan en la guardería y ponerlo en práctica en casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Primer año: atención según sus necesidades

Separarse de papá y mamá no es nada fácil para el bebé, y menos a partir de los seis meses, cuando comienza la etapa de miedo a los extraños y aparece la angustia de separación; por eso lograr que el pequeño se sienta bien en su nuevo entorno es el objetivo principal de las escuelas infantiles.

En esta etapa no suele haber actividades concretas, se atiende a cada niño según su propio ritmo de alimentación, sueño, etc. Poner a su alcance juguetes adecuados para su edad y un entorno seguro en el que pueda desplazarse es básico, tanto en casa como en la escuela, para fomentar la actividad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el periodo de 1 a 2 años

Atender a las necesidades individuales de cada niño sigue siendo la prioridad. Hay que tener en cuenta que aunque el desarrollo evolutivo sigue un orden similar en todos, no ocurre así con el ritmo y la edad a la que cada uno consigue los principales logros. No obstante, en la escuela se empiezan a trabajar ciertas rutinas y hábitos de autonomía. Vosotros podéis hacerlo en casa: 

- Cuando os reclame, comprobad que no es nada urgente y si es así, haced que espere un poquito explicándole que estáis ocupados y dejándole algo con lo que entretenerse. 
- Dejad que coma con las manos y con la cuchara y compradle una taza con asas para sustituir al biberón. No importa si se mancha, practicar es la única manera de aprender.
- Id iniciándole poco a poco en lavarse las manos en el lavabo: explicadle cómo hacerlo mientras le ayudáis.
- Pedidle colaboración para guardar sus juguetes, dándole instrucciones sencillas.

En este período se potencia mucho la psicomotricidad y el lenguaje a través del juego y las interacciones con los adultos. En casa jugad con él con juegos de construcción, encajables, juguetes de arrastrar y empujar, pelotas, ceras grandes… También le divertiráque hagáis carreras, bailéis, le enseñéis canciones con gestos, pongáis muecas frente a un espejo o miréis con él libros de imágenes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Qué le enseñan entre los 2 y los 3 años

A esta edad muchas escuelas infantiles empiezan a establecer un horario común para todos los peques en asuntos como dormir la siesta o comer. En casa ya tendréis esa rutina, pero si vais a llevar al niño a la escuela el año que viene, estaría bien ir adaptándola poco a poco a los horarios que se seguirán allí.
El desarrollo, el lenguaje y la psicomotricidad siguen siendo áreas básicas, y son muy útiles los juegos de la etapa anterior. Además...

- Una actividad típica es ver cuentos. Mejora el vocabulario y la comprensión del pequeño, también fomenta su creatividad y trabaja su atención.
- En la guardería se comienzan a usar cuadernos de fichas para mejorar la psicomotricidad fina, trabajar la preescritura, aprender conceptos, etc. Podéis encontrar estas fichas en internet o comprarle su propio cuaderno. Pero no caigáis en el error de creer que el niño debería ser capaz de hacer todas las fichas, ya que son para su edad. La realidad es que necesitará mucho de vuestra ayuda y los resultados estarán muy alejados de lo que tenéis en mente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dos avances importantes en este periodo

Un área que se refuerza especialmente en la guarde entre los 2 y los 3 años es la de la autonomía. Muchos niños ya comen solos con cuchara, algunos empiezan a controlar esfínteres y hacer pipí en el váter, se lavan las manos antes de comer, cuelgan su abrigo… Podéis iniciar estas actividades en casa, teniendo en cuenta que hay que adaptarse al ritmo evolutivo y la capacidad de cada niño.

¿Y qué ocurre con la socialización? Es un tema que suele preocupar a los padres cuyos hijos no van a la escuela, porque aunque a esta edad los peques aún no juegan juntos, sí tienen la oportunidad de imitarse entre ellos, compartir juguetes (o pelearse por usarlos), observar las interacciones de la profe... y eso les enseña a relacionarse. Vosotros podéis favorecer este aprendizaje llevando a vuestro hijo al parque a jugar con niños a diario, dejándole a dormir en casa de sus primos, contándole cuentos sobre relaciones...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El entorno, esencial para el aprendizaje

Por último, recordad que una de las claves de las escuelas infantiles es ofrecer a los peques un espacio adaptado a ellos para que se sientan más libres a la hora de explorar, algo que conviene que hagáis en vuestro hogar:
Recurrid a medidas de protección para evitar peligros (tapas de enchufe, bloqueo de puertas, barandillas de escalera, etc.).
Cambiad de vez en cuando la decoración de su cuarto para estimular la observación.
Poned los juguetes y cuentos a su alcance, así favorecéis también la autonomía.
Utilizad muebles adaptados, como una silla y mesita de su altura, un alzador en el cuarto de baño, una pizarra pequeña…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo