Bebé: juegos para tardes en casa

Aprovecha para practicar con tu bebé estos juegos, que favorecen distintos aspectos del desarrollo en su primer año.

Padres juegos bebé
Getty
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con mamá y papá

Lo que más le gusta al bebé es jugar con vosotros. Vuestros gestos, sonrisas, muecas... son un juego para él y le enseñan a expresar sentimientos. No desperdiciéis ninguna ocasión para hacerlo. Al fin y al cabo, jugar es la mejor manera de aprender para el niño. Y le encanta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con objetos cotidianos

Para ti son solo artículos prácticos, pero para tu bebé pueden convertirse en herramientas de aprendizaje. Cuando sea capaz de agarrar bien las cosas dale una cuchara de madera para que golpee el suelo y haga ruido; sentado en la trona, déjale tus llaves o un plato de plástico para que los tire una y otra vez y aprenda la relación causa-efecto... Y ponle frente a un espejo: entre los 6 y los 12 meses tocará al niño que ve sin saber que es él, y si te ve a ti reflejada se extrañará, pero pensará que sois personas distintas. Hasta el año no empezará a intuir que el bebé del espejo es él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juegos de movimiento

Ideales para mejorar su psicomotricidad gruesa, que en este año experimenta un desarrollo asombroso. Juega con él a pedalear para fortalecer sus piernas; sujétale bien y llévale "volando" por la casa para estimular su sentido del equilibrio; baila con él en brazos para favorecer su ritmo o túmbale en la alfombra y gírale a un lado y a otro, como una croqueta, para que cuando esté preparado aprenda a darse la vuelta. Ah, y hacia los 8 o 9 meses túmbate junto a él en el suelo y gatea: quizá te imite.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Basados en olores, texturas, sonidos...

En sus primeros meses, tu bebé necesita juegos que despierten sus sentidos: dale a oler alimentos, fragancias... para mejorar su olfato; agita un sonajero y muévelo para que busque el sonido o cántale canciones para estimular su oído; hazle cosquillas por el cuerpo o déjale tocar distintas texturas para favorecer su tacto...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juegos tradicionales

Los juegos de "nuestras abuelas" están muy bien pensados para el bebé. "Los 5 lobitos" y "Palmas, palmitas", que se juegan moviendo las manos, desarrollan su psicomotricidad fina y le ayudan a conocer mejor su cuerpo. Sentarle en tus rodillas y moverle al ritmo del "Aserrín, aserrán" o de "Al trote y al galope" favorece su sentido del equilibrio y refuerza su confianza en ti. Con el "Cucú tras" (tapando tu cara con las manos y apareciendo de golpe) le enseñas que sigues ahí aunque no te vea. Y todos comparten una característica: la repetición, que enseña al bebé a anticiparse a lo que viene a continuación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con buenos juguetes

Muy importantes para su desarrollo físico y emocional. Los que más le benefician en este año: un mordedor, un doudou, un peluche, un sonajero, un móvil de cuna, un libro de plástico, un juego de encajar piezas, bloques de tela, un teléfono, un juguete musical, una pelota, algo de arrastre y todo lo que tenga botones y teclas interactivas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo