12 actividades que hacen más listo al bebé

Darle un masaje, cambiar sus juguetes a menudo o seguir el mismo orden al vestirle potencia la inteligencia de tu hijo. Sigue leyendo... ¡y sorpréndete!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cambiar sus juguetes con frecuencia

Déjale para jugar sólo unos pocos juguetes y guarda el resto. Pasados un par de días, cámbiaselos. Así les prestará más atención y captará mejor los estímulos que le ofrecen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasearle en brazos por la casa

Llevarle de paseo por la casa es otra actividad con la que tu peque disfrutará y aprenderá mucho, porque además de estimular su vista y su interés por todo lo que va viendo, le ayudará a situarse en el espacio.

Si además le vas balanceando suavemente, entrenarás su sentido del equilibrio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Echarle la siesta

Para dormir al mediodía, acuéstalo vestido, sin el pijama, y con el cuarto en penumbra, no a oscuras. Estos detalles le harán entender que el día y la noche son momentos diferentes de la jornada, lo que le ayudará a habituarse al ritmo familiar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mover sus brazos y piernas al cambiarle el pañal

Aprovecha la tarea de cambiarle el pañal para ejercitarle los brazos y las piernas. De este modo le facilitas el descubrimiento de que estas partes también son suyas y se va formando una idea más acertada de cómo es y de cuáles son los límites de su cuerpo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Seguir el mismo orden al vestirle

Al vestirle y desvestirle debes seguir siempre el mismo orden. Así tu hijo podrá anticiparse a lo que viene a continuación (algo esencial para aprender a moverse en el mundo que le rodea) se relajará y tolerará mejor esta tarea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ponerle junto a otros niños

Aunque aún no juegue con otros niños, túmbale junto a los bebés de los amigos con los que quedéis o siéntale cerca de más niños en el parque para que se habitúe a su compañía. Es el primer paso para que llegue a ser sociable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Darle un masaje cuando le pones la crema

Masajearle el cuerpo de arriba a abajo (sin tocarle la columna) es otra práctica que debes convertir en cotidiana. Le ayuda a afrontar el día con serenidad y a adquirir conciencia corporal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sacarle de paseo

Explorar el paisaje y ver a la gente le vuelve más receptivo y le ayuda a vencer el miedo a los extraños. No importa que todos los días hagas el mismo recorrido, porque las rutinas le dan seguridad.

Y, además, desde su perspectiva de niño, cada día descubrirá un detallito que no vio antes, por lo que vuestro paseo siempre le reportará algo nuevo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Darle de mamar

La lactancia materna es el mejor alimento para él, pero además, durante este momento el niño se siente querido y protegido y estrecha su vínculo contigo.

Y está demostrado que la seguridad y el cariño son básicos para que el cerebro del bebé se desarrolle correctamente y el pequeño sea capaz de evolucionar a su ritmo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Peinarle a diario

Es importante que lo hagas a diario, incluso aún no tenga pelo, porque le estimulas sensorialmente y haces que empiece a asimilar los hábitos de cuidado personal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Darle a probar alimentos de tu plato

Si ya puede comer de todo, dale a probar una pizca de lo que tienes en el plato. Hará que se sienta mayor al comer como tú, estimulará su sentido del gusto, le ayudará a aceptar los nuevos sabores...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Variar la posición de su cuna

Hazlo de vez en cuando, sobre todo cuando es pequeño y pasa mucho tiempo tumbado.

Es una forma sencilla de exponerle a nuevos estímulos, al ofrecerle otras cosas que mirar y descubrir, y evitar que se aburra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo