15 grandes logros del bebé

En sus primeros 2 años el bebé realiza enormes avances. Algunos son asombrosos, otros parecen sencillos... Pero todos requieren maduración, tiempo de ensayo, coordinación...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
A su ritmo, un avance imparable

Sería imposible enumerar todos los logros que consigue un niño en sus primeros 24 meses de vida, porque su evolución física, cognitiva, social y emocional es vertiginosa.

Pero algunas de sus conquistas son especialmente llamativas y emocionantes. Las hemos reunido para contártelas, pero recuerda que las edades que damos son orientativas y pueden variar bastante entre un niño y otro.

Reconocerte

Nada más nacer, el bebé te reconoce por el olfato, no por la vista. En las primeras semanas solo enfoca bien a unos 20 cm (suficiente para mirarte a los ojos si te pones muy cerquita de él).

A los 6 meses controla mejor sus músculos oculares, percibe los colores, ve a más distancia... Ya te reconoce cuando llegas. Y a los 8 sigue visualmente lo que le interesa.

Empezar a sonreír

Tu bebé sonríe de forma automática desde que nace cuando está satisfecho.

A los 3-4 meses su sonrisa es ya un gesto de comunicación: se vuelve selectiva, “elige” a quién se la dedica y la “utiliza” para reforzar las acciones que le gustan.

Sentarse sin tu ayuda

Entre los 7 y los 8 meses, su musculatura ha adquirido ya el tono suficiente para aprender a estar sentado sin apoyo, con las piernas abiertas en posición de trípode.

Esta postura fortalece su espalda y mejora la destreza de sus manos. Para que la mantenga un rato más (sin forzarle, claro), dale un juguete que le entretenga. Enséñaselo, háblale y juega con él.

Mostrar sentido del humor

Desde los 6-7 meses se ríe a carcajadas cuando algo le sorprende o si le haces una gracia, a los 10-12 meses se da cuenta de que las cosas que él hace provocan vuestra risa y empieza a repetirlas y a los 20 meses es ya un maestro consumado en enseñar sus gracias. ¡Qué payasito!

Empezar a gatear

Cuando los músculos de sus extremidades y su espalda estén preparados (en torno a los 10 meses de edad), empezará a practicar sus primeros desplazamientos gateando.

Esta actividad fortalece sus músculos, ayuda a la discriminación de los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo, mejora su coordinación e incrementa su sensación de independencia.

Entender lo que le dices

Hacia los 3 meses interpreta tu tono (¿enfadada?, ¿contenta?) y desde los 6 entiende más de lo que parece.

Entre los 8 y los 9 reacciona cuando oye su nombre (mira o detiene su actividad) y a los 9-12 comprende el “no”, palabras asociadas a situaciones cotidianas y nombres de las personas conocidas y objetos familiares.

Abrazarte y darte besos

Desde los 2-3 meses le encanta tocarte la cara, a los 3-4 meses te pedirá abrazos con sus gestos y balbuceos (dáselos tú antes, claro). En torno al año empieza a dar abrazos él y un poco después, a dar besos con sonido y a mostrarte su afecto pegando su mejilla a la tuya. ¡Te derretirás!

Mirar sus cuentos

Desde los 8 meses, tu bebé se fija en los objetos que le señalas en sus cuentos. Un poco más tarde empezará a tocarlos con el dedo cuando los nombres y a partir del año, su motricidad fina le permitirá pasar las páginas de sus libros de cartón, al principio mientras tú sujetas el cuento y luego, hacia los 18-24 meses, sin ayuda.

Decir adiós con la manita

Durante meses has cogido su manita para que se despidiera de la familia y, de repente, a los 14-18 meses, él solito la ha agitado al oírte decir “adiós”. Se puede decir que ha asimilado su primera norma social de educación. ¡Enhorabuena!

Decir sus primeras palabras

Dirá las primeras palabras con significado a los 12-14 meses. Estas suelen ser “mamá”, “papá”, “agua”...

A lo largo de su segundo año su vocabulario se amplía y hacia los 2 años ya construye frases de dos palabras.

Empieza a utilizar también onomatopeyas para designar objetos o animales: “brum” para el coche, “guau” para el perro... Estos sonidos son muy importantes en el lenguaje del niño, porque con ellos descubre y practica distintos fonemas.

Jugar solo

A los 4 o 5 meses puede estar un buen rato entretenido en su cuna mirándose las manos (¡las ha descubierto!) o ensayando gorgoritos. Al año juega solo, pero a tu lado, durante 10-15 minutos y desde los 20 meses empieza a estar a ratitos jugando solo en su cuarto.

Dar sus primeros pasos

Lograr ponerse de pie y desplazarse agarrado a alguien o a algo (tu mano, una silla...), hacia los 11 o 12 meses, hará que gane equilibrio, fuerza y coordinación.

Más tarde empezará a caminar solo (la mayoría lo logran entre los 13-16 meses), lo que le dará seguridad e independencia.

Rasgar papel

Con 18-24 meses puede que disfrute más rasgando el papel de regalo que con el juguete que envolvía. Eso muestra que su motricidad fina está muy desarrollada, que los músculos de sus manos son fuertes y que tiene coordinación.

Reconocerse en el espejo

¡Tanto juego frente el espejo da su fruto! A los 18-20 meses, si le pintas la nariz y se ve reflejado, se la frotará: ya sabe que es él, y no otro, el que está ahí (adquiere la conciencia del “yo”).

¿Y comer sin ayuda?

Con tu ayuda, el bebé puede empezar a aprender a beber en un vaso sin atragantarse entre los 6 y los 9 meses.

Pero hasta los 15 no será capaz de coger un vaso (ofrécele una taza de aprendizaje, con asas) y beber con autonomía.

Entre los 12 y los 18 meses empezará a utilizar la cuchara y a los 18 será capaz de pinchar la comida con el tenedor y llevársela a la boca (con más o menos éxito).

Publicidad - Sigue leyendo debajo