15 juegos de verano con el bebé

Son divertidos, le enseñan mucho, refuerzan vuestro vínculo, desarrollan su imaginación y su psicomotricidad...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Somos robots

Muévete, camina y habla como un robot, dispuesto a cumplir las órdenes de tu hijo. Deja que te oprima la nariz para ponerte en marcha y la oreja para detenerte. Párate a medio trayecto como si te quedaras sin cuerda. Anímale a que sea luego él el robot.
Este juego desarrolla su imaginación.
Ideal para niños: A partir de 18 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hoy toca pesca

Llena un gran barreño con agua y coloca tazas que floten a las que puedes añadir un pequeño obsequio. O colócalas en la orilla del río (no pierdas de vista jamás al niño). Fabrica una caña de pescar casera con un palo, una cuerda y un gancho y pescad juntos (déjale que gane de vez en cuando).
Este juego potencia la destreza y las habilidades psicomotrices del niño.
Ideal para niños: A partir de 1 año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escondite sonoro

Esconde en algún rincón de la casa, en la playa o en el jardín un objeto que suene, como un patito de plástico, un sonajero,  o una bocina, hazlo sonar y anímale a que lo encuentre, dándole pistas que le lleven en la buena dirección. Luego pídele que haga lo mismo. Este juego desarrolla su capacidad auditiva y de orientación.
Ideal para niños: A partir de 1 año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Y rodar, y rodar...

Lleva a tu hijo a la playa o a un parque y extiende una gran toalla o manta. Desnúdalo y ayúdale a que ruede sobre sí mismo como una croqueta hasta llegar al punto que marques. La orilla del mar puede ser una meta fascinante que acabe en un chapuzón. Este juego desarrolla su conciencia corporal.
Ideal para niños: De 3 a 12 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En busca del tesoro

Sitúa en una gran piscina hinchable o en un barreño varios objetos de colores sumergidos y escondidos en el fondo. Pídele que te traiga cada uno de ellos en el orden que le indicas (ojo, no le pierdas de vista ni un minuto). Varía los objetos, la posición y el orden para despistarle.
Este juego desarrolla mucho su memoria y capacidad de observación.
Ideal para niños: A partir de 1 año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Flower power

Llévalo a un espacio con flores y plantas (el jardín, un parque...) y acerca su cara para que las huela e incluso las toque mientras le hablas (cuidado con las que tienen espinas o ciertas toxinas). Este juego fomenta su interés por la naturaleza y le conecta a su mundo a través del olfato.
Ideal para niños: De 4 a 12 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Grabando, grabando...

Los sonidos le fascinan. Graba su voz, su risa o sus balbuceos con tu teléfono móvil y reprodúceselos juntos para que los escuche. Acompáñalo de frases que le relacionen con esos “ruidos”. Le sorprenderá el resultado. Puedes grabar también los sonidos del mar o las pisadas en la hierba.
Este juego estimula sus habilidades auditivas y verbales.
Ideal para niños: De 4 a 12 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sombrero sorpresa

El efecto sorpresa le encanta. Busca en casa objetos para ponerte en la cabeza y acompáñalo de una mueca divertida y una frase del estilo: “¿estoy guapa?”. Un trapo de cocina, un escurridor, una caja de cartón... todo vale para arrancarle una carcajada.
Este juego para bebés activa la empatía y el sentido visual.
Ideal para niños: De 6 a 12 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Que llueva, que llueva!

Convierte a tu hijo en el hombre del tiempo por un rato. Haz unos agujeros en un pequeño recipiente de plástico y crea una regadera. Introduce a tu hijo en una piscinita de plástico y deja caer el agua sobre él  mientras le cuentas que llueve.
Este sencillo juego le ayuda a entender que algo sucede cuando realiza una acción y también desarrolla sus habilidades motoras.
Ideal para niños: De 3 a 12 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La isla desierta

Cojines y toallas dobladas sobre el césped de un jardín se convierten en improvisados islotes para sortear tiburones y otros animales marinos. No puede caerse o volverá a empezar. Tú puedes ser el tiburón o tal vez el pirata que guarda el tesoro en la gran almohada final. Enséñale a saltar entre islotes.
El juego desarrolla habilidades psicomotoras y la imaginación.
Ideal para niños: A partir de 1 año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡A derribar el edificio!

Utiliza ramas, maderas y hojas para construir un sencillo edificio. No busques la perfección porque el objetivo es que tu hijo lo eche abajo. No solo disfrutará viéndolo caer, sino también con el ruido que genera.
Este sencillo juego desarrolla su coordinación mano-ojo y es perfecto a partir de los 8 meses de edad.
Ideal para niños: De 6 a 13 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luces y estrellas

Para este juego sólo necesitas una linterna y mucha imaginación. Siéntate en una mecedora y proyecta la luz en fondos planos, creando sombras mágicas mientras te balanceas y le hablas de estrellas. Anímale a que siga el movimiento de la luz con sus ojos. O, si estáis fuera de casa, aprovecha cuando visitéis una cueva o esté anocheciendo para iluminar las paredes o las cosas con la linterna.
Desarrolla su imaginación y su capacidad visual.
Ideal para niños: A partir de 8 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juegos con un balón

La pelota es la reina indiscutible del verano y el  juguete más adquirido por los padres. Lleva siempre una a mano (las pequeñas caben en tu bolso).
Los juegos con balón favorecen su motricidad gruesa, desarrollan su equilibrio, su coordinación motora y su fuerza muscular.
Ideal para niños: De todas las edades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El día verde

O rojo, o azul, o amarillo... Elige un color y conviértelo en el que domine el día. Le vistes de verde, come un estupendo puré de espinacas, colorea sólo con este color, recolectas hojas de árboles para hacer un álbum o buscáis juntos coches verdes.
Este juego le divierte, le ayuda a ir conociendo mejor los colores y desarrolla su capacidad de asociación.
Ideal para niños: Desde 2 o 3 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dado mágico

Fabrica un gran dado con una cartulina y dibuja en cada cara una representación de un objeto distinto que él conozca bien: una sombrilla, una pelota, un pez...lo que desees. O anímale a que intente dibujarlo él. Lanza el dado e inventa una historia que contenga ese dibujo. Cuando ya sepa hablar mejor, anímale a que haga lo mismo o a que dibuje algo relacionado con esa historia. Puedes crear cinco dados e intercambiar historias.
Este juego incentiva su capacidad de imaginar y activa la memoria.
Ideal para niños: A partir de 2 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo