Logros del bebé al cumplir el primer año

Cuando cumpla 12 meses, gracias a tu cariño y estimulación, tu bebé habrá conseguido o estará a punto de conseguir muchos de estos avances.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Imita casi todo!

Para poder imitarte, tu hijo primero tiene que fijarse bien en lo que haces, retener lo que ha visto y reproducirlo. ¡Es la mejor manera de aprender y de potenciar su inteligencia!

 

Se incorpora con un apoyo

Uno de los logros más llamativos, que tu hijo conseguirá hacia los 10-12 meses: ponerse de pie encaramándose a los muebles. A partir de ese momento ya podrás ayudarle a dar sus primeros pasos sujetándole por las axilas y una vez que adquiera más seguridad, dándole la manita. Si tiene miedo, regálale un correpasillos. Agarrado a él podrá andar sin caerse. 

 

“Dialoga” con sonidos

A los 6-8 meses tu bebé dejó de emitir sólo gorjeos y empezó a formar sílabas encadenadas (bababa, mamama...), que utiliza para llamar tu atención. Respóndele imitando sus sonidos, para que él los repita de nuevo, respetando los turnos de escucha y de respuesta. Así le iniciarás en el arte de “conversar”. Al cumplir el año probablemente dirá ya palabras (mamá, papá, agua...) con significado. 

 

¡No para de gatear!

Algunos se saltan la fase del gateo, otros siguen prefiriendo desplazarse así incluso cuando ya saben dar unos pasos... Anímale a hacer este ejercicio: gatear potencia la coordinación entre sus dos hemisferios cerebrales, lo que se traduce en un mejor equilibrio, y le da más autonomía: podrá ir solo donde quiera, lo que favorecerá su desarrollo, pero deberás ser aún más precavida y convertir vuestra casa en un entorno seguro para él.

 

Garabatea

Esta actividad le entusiasma porque le permite descubrir sus capacidades. Por eso debes darle un papel blanco, para que vea claramente los trazos que hace, y que sea grande, porque por ahora controla el lápiz con los músculos del hombro, no de la mano, y si le das un folio se saldrá de él y acabará pintando la mesa.

 

Protesta si algo no le gusta

Dice “no” con la cabeza, retira la mirada, se quita el gorro... Es muy positivo que lo haga: ello demuestra que ha establecido una buena relación contigo (si te temiera, no se atrevería a oponerse a ti) y que se las arregla para expresar lo que siente, aunque todavía no hable.

 

Experimenta

Es aconsejable que des juguetes a tu hijo para que él solito vaya descubriendo cómo funcionan. Puedes orientarle, pero ya es capaz de averiguar que dando a un botón origina un sonido y esto fortalece su “ego”.

 

A veces juega solo

Esta actividad estimula su imaginación y le ofrece la oportunidad de dirigir su juego a su aire, sin la intervención de un adulto, lo que le da seguridad en sí mismo. Pero, ojo: a su edad, jugar solo no significa hacerlo sin que haya nadie que le vigile muy de cerca.

 

Bebe sin ayuda

Y también se lleva la cuchara a la boca. Déjale que intente comer y beber solo, aunque se manche. Ensayar es el único modo de llegar a hacerlo perfectamente.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo