Antes de nacer, el bebé distingue varios idiomas

Un estudio de la Universidad de Kansas revela que las capacidades lingüísticas comienzan en el vientre materno. 

¿Estás embarazada? Seguro que más de una vez has hablado a tu futuro bebé mientras te acariciabas la tripa. ¡No dejes de hacerlo! Por alguna razón, de forma natural solemos creer que nuestros hijos nos reconocen y comprenden incluso antes de que hayamos visto su carita. Y ahora se sabe que esta extendida creencia tiene sentido. Un estudio realizado por el Centro Médico de la Universidad de Kansas con futuras mamás asegura que un mes antes de nacer, los bebés pueden distinguir algunos idiomas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El estudio se ha hecho con 24 mujeres embarazadas de ocho semanas. Se han utilizado tecnologías más sensibles a los cambios en el cuerpo de la mamá y del bebé que la técnica del ultrasonido que ya se había empleado en otras ocasiones. A partir de investigaciones anteriores, se quiso resolver la pregunta de cuándo surge en los bebés la sensibilidad para distinguir lenguas. Los investigadores se preguntaban sobre todo si esa capacidad puede desarrollarse incluso antes del nacimiento.

Un pequeño avance

Con la colaboración de científicos, neonatólogos y lingüistas, la investigación trató de comprobar si se producían cambios en la frecuencia cardiaca de los bebés a los que les quedaba un mes para nacer. Un orador bilingüe "hablaba a los pequeños" en japonés e inglés, dos idiomas rítmicamente muy distintos. Los resultados obtenidos fueron muy positivos, porque se comprobó que el ritmo del corazón de los niños se mantenía constante cuando escuchaban al orador hablar su idioma (el inglés) y que variaba cuando escuchaban otro que les era ajeno (el japonés).

Los científicos aseguran que el estudio puede ser un avance para la investigación fetal, porque la sensibilidad prenatal a las propiedades rítmicas del lenguaje puede ser uno de los primeros bloques de construcción del idioma que adquieran los niños.

Por eso, nunca te canses de hablarle yde cantarle. Mímalo y conversa con él. Así podrá ir poco a poco familiarizándose con tu voz y, además, empezar a identificar el ritmo de su lengua materna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo