Pequeños-grandes lectores desde la cuna

Llega la hora de leerle su cuento. ¿Sabes lo importante que es para él este hábito?

Leer un cuento antes de dormir es uno de los hábitos más importantes y positivos que puedes establecer con tu hijo. Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, la lectura de cuentos mejora la capacidad y el progreso lingüístico del niño, inspira el desarrollo del lenguaje, fomenta el vocabulario, estimula la imaginación, entretiene al pequeño, le ayuda a aprender lecciones de vida y valores (tolerancia, generosidad, honestidad...) y, además, permite establecer vínculos duraderos entre padres e hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Los bebés también?

Sí, para los bebés también es importantísimo que adquieran la costumbre de tener cuentos a mano: aunque sean cuentos de baño para morder o con páginas de cartón duro, fáciles de coger y manipular, con pocas páginas, y con grandes imágenes.
En cuanto el niño se mantenga sentado, busca momentos en los que esté relajado (sin sueño ni necesidades de comida o pañal) para mostrarle las páginas de sus cuentos y describirle qué está mirando. Cuanto más pequeño es el niño, más básicas han de ser las imágenes, menos texto habrá y más ejercicio explicativo deben hacer los papás.
Pero este pequeño esfuerzo favorece notablemente la maduración del lenguaje y la sociabilidad el niño. En la web aepap.org, en la sección Familia y Salud, en Recursos, encontrarás una recomendación de cuentos para niños de diferentes edades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo