Estas manos... ¡son mías!

Desde el principio han estado ahí, cerradas en un puño. Y ahora ha empezado a abrirlas, las ha puesto ante su vista ¡y las ha descubierto! Sus manos serán objeto de contemplación y le darán mucho juego.

Con 3 meses, el bebé descubre sus manos: las coloca ante sus ojos y las mira absorto, abre y cierra los deditos, se las lleva a la boca, las chupa y vuelve a mirarlas... ¡Menudo juguete!

Con todo, aún no controla los movimientos, ni calcula bien las distancias, ni sabe dirigir las manos en coordinación con la vista, ni ha perfeccionado la capacidad prensil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y es que estos aprendizajes requieren su tiempo. Vosotros podéis ayudarle ofreciéndole juguetes y actividades que contribuyan a que progrese en estas habilidades.

Una buena estimulación

En esta etapa ha desaparecido el reflejo innato de agarre, que le llevaba a aferrar las cosas que ponías en la palma de su mano, y debe ser sustituido por una conducta aprendida.

Por eso una de las mejores ideas para estimularle es poner en sus manitas objetos pequeños que pueda sujetar durante algunos segundos.

Y si además emiten algún sonido cuando los agita, como ocurre con el sonajero, el estímulo será más enriquecedor.

Otra idea, simple pero eficaz, es hacerle cosquillitas en la palma de la mano para incitarle así a abrir los deditos.

El siguiente gran avance de este trimestre es la coordinación óculo-manual. Para fomentarla le vendrá muy bien que pongáis un móvil en su cuna o algún objeto colgante y atractivo (una pelota, unas cintas de colores...) para que intente tocarlo y golpearlo.

Poned también una barra de actividades en su hamaquita o en su silla de paseo, y un gimnasio de bebés con un arco de actividades sobre la mantita.

Otro juego que le gusta y le enseña: moved un juguete ante él y facilitadle que pueda alcanzarlo.

Más ideas eficaces

Bastan las rutinas de cada día para estimular estos logros: enséñale a golpear en el agua con la mano cuando le bañas, o dale un juguete para manipular mientras le estás cambiando el pañal. ¡Ah! y si le descubres mirándose las manos con mucha atención, no le interrumpas, está aprendiendo.

Cómo evoluciona su destreza manual

Apreciarás sus progresos casi a diario. Cada habilidad nueva que aprende, permanece y le conduce al siguiente logro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

He aquí un calendario orientativo:

  • 2-3 meses: Abre los puños, sujeta brevemente algo que le pones en la mano.
  • 3 meses: Sitúa sus manos ante su campo visual, se entretiene contemplándolas y empieza a experimentar el juego de moverlas a voluntad.
  • 4 meses: Fija la vista en los objetos que le llaman la atención (el que más le atrae es tu rostro) y dirige las manos para intentar tocarlos.
  • 5 meses: Intenta coger los juguetes que le ofreces, pero falla a menudo.
  • 6 meses: Ya es capaz de coger al primer intento las cosas que están a su alcance, las sujeta con fuerza y aprende a pasarlas de una mano a otra.

    ¡Qué interesante!

    La coordinación mano-ojo y la capacidad prensil, los dos logros de la motricidad fina que irá adquiriendo en este trimestre, le permitirán ser más autónomo y favorecerán su desarrollo cognitivo.

    La habilidad manual y la inteligencia están relacionadas.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo