Háblale, mírale, cántale...

Háblale, mírale, cántale...

La especial comunicación que tenéis tu hijo y tú nada más nacer irá perfeccionándose de forma natural, pero tú puedes potenciarla con tus actitudes.

Por ejemplo, háblale mucho y hazlo desde el principio: cuéntale qué haces, dile el nombre de las cosas que veis... Aunque cueste creerlo, un equipo de investigadores del National Center for Scientific Research, en París, (Francia) ha descubierto que desde los 3 meses los bebés son capaces de entender algunas de las cosas que sus mamás les dicen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En su estudio, realizado con imágenes cerebrales obtenidas por resonancia magnética, observaron que el córtex frontal de los bebés (la región que regula el pensamiento en los adultos) se activaba al escuchar las explicaciones de sus madres.

Cuando ya balbucee, escúchale, respóndele y déjale tiempo para “contestar”. Hazle también preguntas cuando no sepas qué desea o qué le sucede (¿te duele la tripita?, ¿quieres salir ?) y pon nombre a las emociones que crees que siente (“estás enfadado...”, “tienes sueño”, “¡qué contento estás!”) para que además de conocer lo que le rodea, se vaya conociendo a sí mismo.

Por otro lado, es fundamental que al comunicarte con tu bebé mantengas siempre el contacto visual. Sabrás lo importante que es para él desde sus primeros días, cuando al acercar tu cara a la suya (al principio, bastante, ya que el recién nacido sólo enfoca bien lo que está a una distancia de 20-30 cm), mantenga la mirada fija en tus ojos más tiempo que en ninguna otra cosa.

Y lo corroborarás después, al observar cómo te “habla” con los ojos: si algo le atrae, los abre mucho y sus pupilas se agrandan; y si algo le cansa o no le interesa, retira la mirada.

Otra reacción curiosa se da a partir de los 6 o 7 meses: ante lo desconocido (por ejemplo, un extraño que se le acerca), tu hijo te mira antes a ti como preguntándote: “¿hay peligro o está todo bien?”. Una simple mirada os basta para entenderos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo