Aprender jugando

Por la mañana los chiquitines realizan actividades que a través del juego, la música y el movimiento les hacen adquirir múltiples capacidades y destrezas.

Con los bebés, Lucía experimenta a través de los cinco sentidos: realiza gestos faciales que provocan en los chiquitines diversas reacciones, les ofrece diferentes materiales para familiarizarlos con las texturas...

“También les propongo juegos para animarles a gatear y a coger objetos y reforzar así su motricidad.”

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Con los medianos, para fomentar su aprendizaje, Sandra emplea canciones referidas a las partes del cuerpo, el aseo, la comida... A lo largo de la semana también trabaja con ellos la psicomotricidad fina (acciones realizadas con las manos) y gruesa (acciones realizadas con todo el cuerpo).

Además, los niños tienen ratitos para jugar a su aire, dar rienda suelta a su autonomía y aprender a relacionarse.

A la hora de enseñar a los mayores, Teresa se centra en el lenguaje y en los números e incluso emplea palabras en inglés para que “les suene” este idioma.

Entre los niños de 1 a 3 años los empujones, arañazos y mordiscos están a la orden del día. Explicarles lo erróneo de su comportamiento e invitarles a reflexionar unos minutos en el “rincón de pensar” es la forma en que las profesoras hacen frente a estos encontronazos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo