Un día en la guarde

En su primer “cole”, tu hijo va a aprender a comer y a vestirse (casi) solo, a relacionarse, a compartir, a respetar a los demás, a jugar con y sin compañía... Te contamos cómo transcurre su jornada escolar.

Cada mañana, cuando llevas a tu hijo a la guardería, te asaltan mil dudas: ¿me echa de menos?, ¿a qué juega?, ¿qué aprende?, ¿de verdad se come ese puré que en casa rechaza?

Si pudieras observar sin ser vista lo que tu pequeño hace en tu ausencia, te sorprenderían muchas de sus reacciones y la cantidad de cosas que hace solito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para informarte de cómo transcurre la jornada de tu hijo en su primer cole, hemos pasado el día entero en una escuela infantil. Y esto es lo que hemos vivido con niños como el tuyo.

La jornada empieza muy temprano. Lucía, Sandra y Teresa, las “profes”, comienzan a preparar los desayunos hacia las 7.00 de la mañana. Los niños más madrugadores llegan a las 7.30, aunque la mayoría lo hacen un poco antes de las 9.00.

En el aula de bebés, Lucía, la educadora de los pequeños (0-12 meses), recibe a Samuel. El momento del adiós es uno de los más duros del proceso de adaptación, porque a esta edad los niños aún no entienden que aunque mamá se vaya, va a volver.

A Samuel, igual que a otros muchos pequeños, le horrorizaba separarse de su madre al principio. Grandes dosis de cariño y paciencia y la labor conjunta de padres y educadoras han obrado el “milagro”, y un mes después de su debut en el centro “no llora ni cuando le quitan un juguete”.

Una despedida rápida y la actitud serena y confiada de los padres es vital. Por el contrario, ver a los padres tristes y preocupados produce inseguridad a los niños.

La edad de los pequeños también cuenta: en la clase de los medianos (1-2 años) el adiós es más llevadero y los mayores (2-3 años) ya son capaces de despedir a sus papás con una sonrisa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo