Qué hacer para que el bebé no llore en el pediatra

Sigue estas pautas para que tu peque no lo pase mal en el médico... y tú tampoco.

Los niños aprenden jugando. Manipulando los objetos que ponemos a su alcance se familiarizan con ellos enseguida y aprenden su utilidad de un modo sorprendente.

Jugar desdramatiza

Por eso, si tu hijo lo pasa fatal cada vez que le llevas al pediatra, no dudes en regalarle un maletín infantil de médico. Ábrelo entusiasmada y anima a tu pequeño a jugar juntos con él, simulando que estáis en la consulta del pediatra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Haz tú primero de doctor, para que entienda para qué sirve cada aparatito, y luego pídele que te explore él a ti. Entretenerse con el fonendoscopio, el otoscopio y el depresor le ayudará a tener menos miedo y a sentirse mucho más confiado con el especialista.

Otro acierto es que te pongas una bata blanca mientras jugáis. Así, cuando se la vea al médico dejará de parecerle tan amenazadora.

Para desdramatizar vuestras visitas al pediatra también es muy aconsejable que siempre hables bien de este especialista en presencia de tu pequeño. El objetivo es conseguir que lo considere como un amigo, como alguien en quien poder confiar.

Y tampoco está de más que cuando tengas que ir tú al médico te lleves a tu hijo de acompañante, para que compruebe que tú no sientes miedo.

El día de la cita

Además de todo lo dicho, para que el día de la cita todo transcurra de la mejor manera posible...

  • Pide hora con antelación y llega a la consulta con el tiempo justito. Al reducir el rato de espera, también mermas el riesgo de que tu hijo empiece a “pensar” y a ponerse nervioso.
    • Cuando llegue vuestro turno, cógele en brazos y actúa con naturalidad y decisión. Esto le dará mayor seguridad.
      • Para ahorrarle “sustos” evita desnudarle deprisa (hazlo como jugando) y no le tumbes en la camilla nada más entrar en la sala.
        • Dale la mano durante la exploración. Le reconfortará mucho.

          En cualquier caso, hazle ver que estás a gusto en la consulta y aunque llore, no te muestres contrariada. Cuanto más serena te vea, más confianza irá adquiriendo para afrontar sus visitas al médico.

          Tres consuelos infalibles para calmarle

          Algunos niños se sienten aterrados en la consulta del pediatra y rompen a llorar con tanta fuerza que al especialista le resulta muy difícil examinarlos.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo

          En estos casos es aconsejable que sea el padre quien lleve al pequeño a la revisión. Él suele ser físicamente más grande que la madre y en sus brazos el niño se siente más protegido.

          También es importante que antes de salir de casa se acuerde de coger la mascota del pequeño y una botellita de agua. El simple hecho de ver a su osito reconfortará mucho al niño.

          Y para beber tendrá que centrarse en lo que hace y durante unos segundos se olvidará del médico, lo que también le ayudará a recuperar la calma.

          ADEMÁS...

          --> Evita contagios en la consulta del pediatra

          --> El día de la vacuna

          Publicidad - Sigue leyendo debajo