Tus caricias influyen en la formación del cerebro del bebé

¿Sabías que tus caricias pueden influir muy positivamente en la formación del cerebro de tu hijo? Hay estudios que lo demuestran.

Un alimento para su cerebro

Después de nacer el bebé, su cerebro debe seguir madurando. Gracias a las experiencias que vive el niño, elimina las conexiones neuronales que utiliza poco y refuerza las que maneja más a menudo. En este sentido, la experiencia del contacto corporal actúa así:

✒ Cada vez que los padres acarician al bebé, su cerebro se inunda de las llamadas hormonas de la felicidad: la oxitocina y las endorfinas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

✒ Estas sustancias hacen que las células en las áreas del cerebro donde residen el pensamiento y el lenguaje se ramifiquen y aumenten en cantidad. Esto favorece el desarrollo de su inteligencia y, además, estructura su cerebro de un modo especial.

✒ Por eso en la edad adulta, las personas que de niños gozaron de muchas caricias producen más endorfinas en los momentos de bienestar y felicidad que las que no recibieron tanto afecto.

✒ Se sabe que si un bebé no es acariciado nunca y nadie juega con él, acaba desarrollando un cerebro entre un 20% y un 30% más pequeño de lo normal para su edad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo