Beneficios del sonajero en el bebé

Este juguete no puede faltar entre los habituales de tu pequeño de 3 a 6 meses, porque observándolo, agitándolo y escuchándolo se divertirá mucho y además, hará descubrimientos muy positivos para su evolución.

A todos los bebés de esta edad les encantan los sonajeros.

Esto es así no sólo porque les atraen sus sonidos y colores, sino porque jugando con ellos descubren de manera casi inmediata que son capaces de hacer que sucedan cosas a su alrededor, un hallazgo que les produce una enorme satisfacción (despierta la confianza en sí mismos) y que resulta básico para sus aprendizajes y para el desarrollo de su inteligencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es la fase “sensoriomotora”, de la que hablaba el psicólogo suizo Jean Piaget.

Estimula sus sentidos

No hay duda de que el sonajero estimula el oído, la vista y el tacto de los pequeños. Un juego para perfeccionar la percepción auditiva del tuyo consiste en que te escondas cerca de él y hagas sonar su sonajero para que te encuentre.

También disfrutará mucho si te colocas a su espalda y lo haces sonar por un lado y por otro, fuera de su campo visual. Con estas dos actividades desarrollará su capacidad de asociación.

Para perfeccionar su visión debes comprarle sonajeros que sean de colores atractivos y contrastados. Y para mejorar sutacto, que además sean de diferentes texturas: de tela, de plástico duro (que apenas pesen, para que no se haga daño con ellos), de goma...

Coordinación ojo-mano

A finales de este trimestre observarás que tu hijo sólo tiene que hacer un par de intentos para coger su sonajero. Este avance se produce porque a base de jugar con él entrena su coordinación óculo-manual.

Además, como su sistema nervioso estará más maduro, le permitirá una mayor coordinación de movimientos y se entusiasmará yendo a por él reptando, cogiéndolo y agitándolo.

¡Ya no necesitará que tú se lo des para disfrutar mucho con él!

Su sonido le anticipa lo que viene después

La memoria del bebé de 3 a 6 meses ha mejorado mucho y le permite asociar los sonidos con lo que viene a continuación, algo que le evita “sorpresas” y le ayuda a sentirse más seguro.

A base de repetir y repetir tu hijo puede aprender que después de escuchar el tintineo de su sonajero de cascabeles llega el baño; tras oír el de bolitas viene la comida, y después de disfrutar del que hace “ gong”, tiene que dormir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los sonidos de los sonajeros ejercen sobre él un poder similar al de la música. También se ha comprobado que estos sonidos quedan grabados en la mente de los pequeños y si vuelven a oírlos de adultos, les evocan su infancia inmediatamente, aunque ellos no sepan bien por qué.

¡Qué interesante!

Otros juguetes muy apropiados para los niños de esta edad son...

  • Móviles y carrillones de cuna.
    • Mantas de suelo, pelotas y tentetiesos.
      • Juguetes para el baño con diferentes características: grandes, pequeños, que floten, que se hundan...
        • Juguetes para agarrar: bloques, anillas, cuentos de tela...
          • Muñecos.
            Publicidad - Sigue leyendo debajo