La importancia de los colores dentro del feng shui

Para las paredes del cuarto del bebé no utilices colores estridentes y evita el amarillo y las tonalidades rojizas. Mejor opta por colores neutros o pastel bien combinados.

Tonos neutros

Los colores piedra, arena, marfil… son ideales para todas las paredes del cuarto, ya que funcionan como un lienzo en blanco. Puedes utilizar otros más fuertes (¡ojo! no estridentes) para detalles decorativos como los rodapiés, marcos...

Verde

Es el color que se encuentra más presente en la vida del bebé desde su nacimiento y juega un importante papel en el equilibrio metabólico. También se caracteriza por sus propiedades relajantes y anti-inflamatorias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Azul

Está directamente relacionado con el sistema endocrino y tiene efectos relajantes, por lo que funciona muy bien como tranquilizante en bebés nerviosos a los que les cuesta dormir del tirón. Además potencia el sistema inmunológico.

Anaranjado

Levanta el ánimo, estimula el aprendizaje y equilibra el sistema digestivo y respiratorio. A diferencia del rojo no es un color agresivo, pero aún así no conviene pintar todas las paredes de este color.

Publicidad - Sigue leyendo debajo