Juegos que podéis realizar con el bebé en la playa

Además de diversión, los juegos en la playa influyen muy positivamente en el desarrollo motor y en el desarrollo psíquico de tu pequeño. Para que podáis disfrutar, evita sustos y no te olvides de la protección solar.

Puedes pasar un rato estupendo con tu peque en la playa practicando estos juegos. Eso sí, evita las horas de más calor (entre la una del mediodía y las seis de la tarde) y protégele del sol aplicándole crema con factor de protección alto y manteniéndole bajo una sombrilla o a la sombra de un árbol. Aún así, ponle una gorrita de tela fina con visera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Mi castillo!

Haced juntos castillos con agua y arena, dos materiales que le resultan muy interesantes: no tienen forma sólida, se le escapan entre los dedos, cambian de consistencia...

Beneficios: Jugando con estos materiales el niño se relaja, desarrolla su fantasía y pierde el miedo a hacer caca en el orinal.

¿Paseamos?

Caminar por la arena es una vivencia nueva para él. Si aún no anda, cógele de las axilas para que roce la arena con sus pies.

Beneficios: Mejora la capacidad de agarre de sus pies al suelo, entrena su sentido del equilibrio y le enseña a diferenciar las texturas y las temperaturas.

¿Dónde está enterrado el gran tesoro?

Entierra bajo la arena algún juguete suyo y anímale a intentar encontrarlo.

Beneficios: Perfecciona su capacidad de atención y le ayuda a convencerse de que lo que no ve continúa estando, no desaparece para siempre.

¡Eres un muñeco con las piernas de arena!

Cúbrele las piernas y los pies con arena humedecida, como si le arroparas.

Beneficios:Estos “ungüentos” tienen efectos terapéuticos: mejoran el sentido del tacto de los pequeños y les nutren la piel.

Vamos a saltar por encima de las olas

Ponte con tu hijo de pie en la orilla y ayúdale a saltar cuando venga una ola. Si le da miedo, juega con él a retiraros para evitar que os toque.

Beneficios: Le anima a enfrentarse al miedo y le hace verte como su aliada.

¿Qué recuerdos de la playa quieres coleccionar?

Buscad conchas, piedrecitas, diversos tipos de algas e incluso algún cangrejo. Una vez en casa, organizad una exposición con todo lo hallado.

Beneficios: Coleccionar este tipo de objetos a los que no tiene acceso en otras épocas del año despierta su curiosidad por el entorno natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo