El bebé emite vocalizaciones y consigue "dialogar"

No le interrumpas cuando le sorprendas “hablando”, responde a sus gorgoritos para incitarle a repetirlos. Así le inicias en el arte de “conversar”.

Durante los dos primeros meses la principal forma de comunicación del bebé es el llanto, que activa su aparato fonador.

Aunque sus cuerdas vocales se desarrollan en la semana 15 de embarazo, hasta los 3 meses de vida no comienza a emitir los “arrullos”. Estas vocalizaciones cortas le ayudan a ganar destreza en la lengua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A partir de entonces tu hijo ya podrá mantener “conversaciones” contigo: si le miras fijamente y le dices algo, él te responderá encantado con una sonrisa o con un gorgorito.

Y cuando le vuelvas a responder estallará de alegría, porque ahora comienza a establecer las relaciones causa-efecto y sabe que tu respuesta se debe a la suya anterior. Ésta es la base de vuestros futuros diálogos.

También es normal que se entretenga repitiendo las mismas sílabas (papapa, mamama...). De esta manera empieza a imitar la “música” del lenguaje, algo básico para que pueda soltarse a hablar.

Así puedes ayudarle

  • Cántale canciones infantiles ynanas muy rítmicas y repetitivas. Son las que más favorecen la modulación del lenguaje.
    • Dirígete a él con frecuencia y explícale lo que estás haciendo como si pudiera entenderte. Utiliza frases cortas y un tono de voz suave y agradable y repite varias veces los enunciados. Así refuerzas sus conexiones neuronales.
      • Y para entrenar la motricidad de los 40 músculos faciales que intervienen en el habla, motricidad que aún no tiene desarrollada del todo, prácticale a diario masajes en la carita, haz muecas delante de él para que intente imitarte, incítale a sacar la lengua...
        Publicidad - Sigue leyendo debajo