El bebé consigue girar sobre sí mismo y rodar

Éste es uno de los logros que los bebés consiguen de pronto, así que no dejes al tuyo tumbado en el sofá ni en la cama grande, puede girarse y rodar sobre sí mismo y acabar en el suelo

Las primeras conexiones neuronales implicadas en el movimiento se desarrollan cuando, pasado el primer mes, el bebé empieza a levantar la cabecita estando tumbado boca abajo.

Poco a poco va ganando fuerza en el cuello y en la espalda y hacia los 3 o 4 meses ya es capaz de darse la vuelta él solito si está tumbado boca abajo, y sobre los 4 o 5 meses si está boca arriba. Poco después podrá rodar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La corteza frontal es la que se encarga de planificar y ejecutar el movimiento. Y el cerebelo, de que éste sea armonioso. El bebé aún no tiene maduras ninguna de estas áreas, pero va alcanzando pequeños logros motores gracias a la coordinación visomotriz (ve algo que le llama la atención y hace lo posible por alcanzarlo: girarse, estirarse...).

Alrededor de los 8-9 meses conseguirá otra sorprendente proeza: desplazarse por sí solo reptando o gateando.

Así puedes ayudarle

  • Desde que os den el alta en la maternidad y volváis a casa, colócale unos minutos sobre tu tripa para que intente levantar la cabeza. Los neuropediatras insisten en que es muy bueno tumbar al bebé boca abajo a ratitos (por supuesto, mientras esté despierto; ya sabes que debes acostar a tu hijo siempre boca arriba, para prevenir el riesgo de muerte súbita del lactante).
    • Cuando ya pueda levantar la cabeza, cántale, háblale o llámale mientras te mueves a su alrededor para que gire la cabecita intentando seguirte.
      • Si ya gatea, cambia un poco de sitio los muebles auxiliares, para que pueda seguir explorando y descubriendo cosas nuevas.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo