El bebé necesita dar patadas

Al aire, a los barrotes de su cuna, a ti cuando te acercas para cogerle... Que tu hijo no pare de dar patadas es necesario y muy beneficioso para su desarrollo, porque le ejercita las piernas y le prepara para poder andar.

Poco queda ya de aquel bebé que permanecía inmóvil en su cunita la mayor parte del día. Ahora te sorprende la manera incontrolada y eufórica que tiene tu pequeño de mover sus piernecitas casi constantemente e incluso te preguntas por qué lo hace (¿le molestará la ropa?, ¿le dolerá algo?).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pues bien, esas pataditas son algo natural, son reflejos automáticos que se producen porque tanto su cerebro como su sistema neuromuscular todavía están inmaduros y necesitan ensayar para ir adquiriendo las habilidades que dentro de unos meses le van a permitir caminar y moverse con destreza y seguridad.

Avances psicomotores del bebé

Todos los bebés tienen que pasar por este proceso de maduración en el que los reflejos automáticos que presentan al nacer van desapareciendo para dar lugar a movimientos controlados. La evolución se produce de la siguiente manera:

  • A partir de los 3 meses verás que tu hijo mueve las piernas (y los brazos) incontroladamente, un reflejo que se debe a la percepción del sentido de la gravedad (no te olvides de que ha estado nueve meses flotando en el líquido amniótico de tu útero).
    • Desde los 4 meses comenzará a realizar movimientos más coordinados con las piernas, a veces acompañados de aleteos con los brazos. Son sacudidas bruscas, como pataleos. Gracias a ellas el pequeño va adquiriendo fuerza (en las piernas, en la espalda...) y coordinación muscular.
      • Entre los 5 y los 6 meses el pequeño será capaz de levantar las piernas y de agarrarse los pies con sus manitas, un avance que le divierte mucho y que denota su mejora en la coordinación óculo-manual e indica que su musculatura ya está preparada para el volteo y para reptar. Éstos son los pasos previos al gateo, un ejercicio ideal para el desarrollo de la lateralidad y la conquista de la marcha.

        Ejercita las piernas de tu hijo con juegos

        Es muy bueno que potencies los movimientos de futbolista de tu hijo y la manera más indicada de hacerlo es incitándole a realizar estos ejercicios:

        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        • Siempre que le cambies el pañal, acércate mucho a él y deja que toque tu estómago con sus pies. Esto le llevará a moverlos alternativamente.
          • Túmbale boca arriba y encógele las piernas para que las estire con fuerza después.
            • Anímale a chapotear en su bañerita, aunque lo ponga todo perdido.
              • Cómprale un piano infantil de los que se colocan a los pies de la cuna. Se lo pasará genial haciéndolo sonar a base de darle pataditas.

                Los bebés de hoy van más lentos

                Los bebés de hoy tienen un desarrollo psicomotor más tardío que los de hace unos años porque pasan más tiempo en brazos o en sus sillitas.

                Para evitarlo, alterna estos momentos en los que tu hijo está descansando con otros en los que le dejas sobre su manta de juegos. Si además le acercas un juguete para que intente cogerlo, le incitarás a reptar y así ejercitará su musculatura.

                Publicidad - Sigue leyendo debajo