Por qué al bebé le gusta tanto el chupete

La succión ayuda al bebé a relajarse, por ello utilizar el chupete le resulta tan reconfortante.

EL CHUPETE, SU COMPAÑERO INSEPARABLE

Si vas a dar el pecho a tu bebé y quieres ofrecerle el chupete, no lo hagas en los primeros quince días de vida o hasta que la lactancia ya esté bien establecida, para evitar que pueda interferir en el aprendizaje de una técnica apropiada de succión del pezón.

Ten presente que el bebé chupa la tetina con la boquita cerrada, mientras que para poder extraer la leche del pecho deberá hacerlo con la boca muy abierta, cubriendo con los labios el máximo posible de la areola mamaria.

CÓMO LE BENEFICIA

  • Está demostrado que dormir con chupete reduce el riesgo de que el bebé sufra el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante durante el primer año de vida, la etapa en la que es más común. Se debe a que la tetina impide que la lengua caiga hacia atrás y obstruya las vías respiratorias, lo que hace que la respiración sea más regular y evita apneas del sueño. Por eso la Asociación Española de Pediatría recomienda su uso durante el sueño (sea diurno o nocturno) unido a otros factores esenciales, como acostar al niño para dormir siempre boca arriba.
    • El chupete tiene un efecto analgésico que calma al niño cuando se encuentra molesto, según se ha demostrado en estudios con bebés que sufrían cólicos del lactante.
      • En bebés prematuros alimentados con una sonda nasogástrica ayuda a la maduración del reflejo de succión y deglución. Además mejora la digestión de la leche, porque acelera el vaciamiento del estómago y la liberación de enzimas y hormonas relacionadas con la digestión.

        QUÉ TENER EN CUENTA

        • Al principio, si el bebé está habituado a dormir con chupete es normal que se despierte y llore cada vez que se le caiga. Cuando adquiera mayor destreza manual (hacia los 6 meses), lo buscará y se lo pondrá solo y tendrá menos interrupciones en su sueño.
          • Es mejor que el niño no lleve colgado el chupete. Pero si quieres que lo lleve así, has de sujetárselo con una cadenita corta y homologada, para que no se estrangule con ella.
            • En los periodos de mayor salivación (con la salida de los dientes...), son habituales las irritaciones en la zona de labios y barbilla. Hasta que desaparezcan, reduce el uso del chupete durante el día.
              • A partir del año, empieza a limitar el tiempo de uso. Un estudio de la Universidad de Michigan (EE UU) asocia una utilización muy frecuente y prolongada del chupete con mayor riesgo de otitis media.

                Publicidad - Sigue leyendo debajo