Dudas de padres preocupados

En ocasiones nuestros hijos no siguen el ritmo esperado y podemos transmitirles nuestra angustia. Si tu hijo pronuncia mal o presenta algún retraso en la adquisición del lenguaje, ayúdale sin atosigarle.

DUDAS COMUNES DE PADRES PREOCUPADOS

A todos los padres les inquieta que su hijo sufra un retraso en cualquier aspecto de su desarrollo. Y el lingüístico no es una excepción. Éstos son los “tropiezos” sobre los que más suelen preguntar.

Pronuncia mal
Las dislalias se presentan cuando el niño mayor de 4 años no pronuncia bien algunas palabras. Para que vaya mejorando su dicción debemos repetir bien lo que él no sabe pronunciar (“vale, vamos a coger tu triciclo”). De este modo irá tomando nota de cómo debe decirlo la próxima vez... o la siguiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tartamudea
Hay que tener muy claro que el que un niño tartamudee no significa que sea tartamudo, sino simplemente que su mente va más deprisa que su lengua y por eso se atasca. Para evitarlo transmítele serenidad, dile que hable despacio y dale el margen de tiempo que necesita para expresarse.

¿Y SI TARDA EN HABLAR?

Si éste es el caso de tu hijo debes intentar fomentar su habla, pero evitando que se sienta mal por no hablar (a los niños les angustia mucho no poder hacer lo que sus padres esperan de ellos). Para conseguirlo te resultarán muy útiles las siguientes medidas:

  • No le des las cosas cuando te las señale. Pon cara de desconcierto y pregúntale con cariño qué quiere (nómbrale tú el objeto).
    • Interésate por sus vivencias diarias y dirígele para que te cuente algo: “¿Has jugado con el camión o has hecho un dibujo?”.
      • Léele cuentos, al tiempo que le vas diciendo, de forma muy clara, cómo se llaman los objetos que ilustran sus páginas.

        Sólo deberás consultar con un logopeda si tu pequeño cumple los 3 años y sigue sin hablar nada o si lo hace tan mal que no podéis entenderle, pero lo más probable es que esto no sea necesario. Verás cómo poco a poco va diciendo cada vez más palabras.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo