Primera enseñanza en casa: el tercer año

Tu hijo se está haciendo mayor. Y esto lo notarás porque a partir de ahora querrá hacer muchas cosas solo. Debes dejar que se manche cuando intente comer o cuando esté en el parque. Recuerda que empezar a ser autónomo es uno de los grandes objetivos de esta edad.

QUÉ APRENDE EN CASA CONTIGO

Es muy importante que tu hijo juegue, corra y se relacione. Llévale a diario al parque. Todo ello estimula sus habilidades motrices, su desarrollo físico e intelectual.

Si además quieres que se vaya acostumbrando a las actividades de la escuela, puedes trabajar con él en casa si compras en una librería las mismas fichas que utilizan allí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

ACTIVIDADES EN CASA PARA NIÑOS DE 24 A 36 MESES

En la pared del cuarto de Iván hay siete flores de cartulina y debajo de cada una, el nombre de cada día de la semana. Su mamá recortó las flores y en el centro de cada una pegó un trozo de velcro. También ha hecho una mariposa de cartulina que por detrás tiene el velcro opuesto al que está en las flores. Lo primero que hace Iván al recibir el beso de buenos días es correr a poner la mariposa en su flor correspondiente. Cada mañana la suelta de la flor del día anterior y la hace volar hasta la flor siguiente. Después mira a su mamá y ésta le felicita: “Muy bien Iván, hoy es jueves”. Así el pequeño aprende a conocer el paso del tiempo de una forma muy divertida.

Los juegos y juguetes de la etapa anterior siguen siendo muy útiles. Ahora cada vez los usará con más soltura y con menos ayuda por tu parte.

Continúa leyéndole cuentos y hablándole mucho. Amplía su vocabulario diciéndole los nombres de las cosas que hay en su entorno y mostrándole libros ilustrados con dibujos. Puedes favorecer su atención pidiéndole que te señale determinados objetos de una lámina o jugando con él al tradicional “veo veo”.

Recuerda que empezar a ganar autonomía es uno de los grandes objetivos de esta edad. Debes dejar que tu pequeño coma solo (aunque se manche), se quite la ropa y se coloque algunas prendas fáciles de poner, se lave y se seque las manos y haga pequeños recados, como llevar las servilletas, el pan y los vasos de plástico a la mesa o echar su ropa sucia al cesto que habéis destinado para ello.

Si quieres que se vaya acostumbrando a las actividades de la escuela, para que llegado el momento no le resulten tan extrañas, puedes trabajar con él las mismas fichas que utilizan allí, bien comprándolas en una papelería, o sacándolas por internet, o haciéndolas tú.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y no dejes de llevarle a jugar al parque cada día para que monte en el tobogán y en los columpios, se entretenga jugando con el cubo y la pala y los comparta con otros pequeños, corra, pedalee en el triciclo y chute la pelota. Ésta es la edad del movimiento y estos juegos le hacen inmensamente feliz, además de estimular sus habilidades motrices, su desarrollo físico y su inteligencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo