Primera enseñanza en casa: el primer año

En los primeros tres años llevar al niño a la guardería o cuidarle en casa es una decisión que suele generar dudas a los padres. Sea cual sea vuestra elección, afrontadla con optimismo y, sobre todo, dedicad a vuestro hijo toda vuestra atención y dadle mucho cariño.

QUÉ APRENDE EN CASA CONTIGO

Si vuestra opción ha sido dejar al peque en casa, esto no tiene por qué suponer un retraso en su aprendizaje. Tú puedes realizar actividades como las que se hacen en la escuela infantil.

Una de las técnicas que más utilizan para que los pequeños aprendan a conocer su entorno es ambientar las clases con motivos relacionados con las festividades (Navidad, Pascua...) y preguntarles sobre el tiempo que hace usando apoyos visuales (sol, bufanda...). Tú puedes hacer lo mismo en su habitación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y para compensar el tema de la socialización, a diario lleva a tu hijo a un parque al que vayan otros pequeños.

ACTIVIDADES EN CASA PARA NIÑOS DE 0 A 12 MESES

Sonia, de 8 meses, se ha cansado de gatear por el pasillo y reclama atención. Mamá le da su peluche y luego lo tapa con una mantita. “¿Dónde está el oso?”, le pregunta. La niña la mira extrañada. Entonces mamá levanta la mantita: “¡aquí está!”. Vuelve a taparlo y pregunta de nuevo por la mascota. Sonia quita la manta, coge el osito y se lo da a su madre. “¡Qué lista!”, dice ésta mientras las dos se ríen.

Hasta que tu peque empiece a gatear, es conveniente que le cambies con frecuencia de lugar, ya que así estimularás sus sentidos y su interés por observar.

Pon a su alcance móviles, sonajeros y otros juguetes que llamen su atención y le animen a intentar cogerlos. Y en cuanto empiece a desplazarse, acondiciona la casa para que esté libre de peligros y déjale explorar su entorno. Esto no sólo favorece su motricidad, sino también su autonomía y la seguridad en sí mismo.

Aprovecha cualquier instante que estés con él para hablarle sobre lo que está haciendo y los objetos con los que está interactuando. La hora de secarle tras el baño o el momento de cambiarle el pañal son ideales para hacer juegos relacionados con su cuerpo, como estirar brazos y piernas o hacerle cosquillitas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo