Anima a tu bebé a caminar

Tener el equilibrio suficiente como para mantenerse de pie y lanzarse a dar pasitos es una destreza que se consigue en pocos días, pero al principio puede costar un poco. Con tu ayuda tu bebé lo conseguirá antes.

Para aportar a tu hijo seguridad ponle de pie ante un punto de apoyo, deja que sienta el suelo bajo sus pies y ponle un objeto que él reconozca lo suficientemente cerca como para que él lo vea, pero fuera del alcance de sus manitas. Este pequeño incentivo le animará a lanzarse a dar pasitos.

Permanece cerca de él, porque el equilibrio es muy precario y al soltar las manos del apoyo es posible que aterrice con el culete y se asuste. Recuerda que los ejercicios que te proponemos en este vídeo son cansados para un bebé. Más de 10 minutos ejercitando el equilibrio es agotador (imagina que te obligan a permanecer a la pata coja y sin caerte durante ese tiempo, ¿cómo te sentirías?)

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo