¡Sí a las mantas de juegos de bebés!

Algunos de los juguetes más adecuados para el bebé son las mantitas de actividades (para el suelo y para la cuna). Jugando con ellas perfecciona sus sentidos, descubre cómo es su cuerpo, ejercita los músculos...

En los primeros meses de vida la estimulación sensorial es prioritaria, puesto que el niño descubre el mundo a través de la vista, el oído y el tacto. Por eso es tan aconsejable que incluyas entre los juguetes de tu hijo mantitas didácticas.

Ejercicio en el suelo

Las hay para el suelo, sin y con barras flexibles de las que cuelgan accesorios (también llamadas gimnasios de bebés) y para colocar en la cuna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aunque te parezca un juego banal, es fundamental que desde el tercer mes tumbes a tu hijo todos los días un ratito boca abajo sobre su manta (no dejes que se quede dormido en esta posición). Así fortalecerá los músculos de la espalda y del cuello.

Por otro lado, los colores de la manta, las diferentes texturas y sonidos, los espejos, los mordedores y los demás accesorios estimularán sus sentidos y despertarán sus ganas de aprender.

Los gimnasios de bebés proporcionan a los pequeños los mismos beneficios que las mantas de suelo, pero de una manera más activa, ya que para llegar a los accesorios que les llaman la atención los niños tienen que levantar los brazos y las piernas, estirarse, girar... Todos ellos son ejercicios estupendos para perfeccionar la coordinación mano-ojo, fortalecer la musculatura e ir formándose una mejor idea de cómo es su cuerpo.

Distracción en la cuna

Los “multiactivities” de cuna son una opción estupenda para que los bebés, además de ganar fuerza y coordinación de movimientos, aprendan a entretenerse ellos solitos, lo que supone un paso más en su autonomía. Por otro lado, comprobar que al tocar una tecla con las manos o con los pies producen un sonido y que al apretar un botón aparece un muñeco es uno de los modos más agradables de descubrir las relaciones causa-efecto y de darse cuenta de que ellos pueden hacer que sucedan cosas.

Los centros de actividades para la cuna también son un estímulo de lo más convincente para que el momento de irse a dormir les resulte menos duro y se duerman más a gusto.

Como ves, estos juguetes interactivos ofrecen a tu hijo momentos de diversión y aprendizaje irrepetibles, que benefician su desarrollo sensorial, físico, motor, intelectual y afectivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sobreestimularle es un error

A los bebés les interesa todo lo que ocurre a su lado. Están deseosos de captar información, de aprender, de probar... Aun así, un exceso de estímulos es contraproducente para ellos. Tenlo en cuenta y cuando tu pequeño esté entretenido con su mantita, no le ofrezcas ningún juguete más.

Estos centros de actividades constan de elementos suficientes como para satisfacer su curiosidad durante un buen rato y si le distraes acercándole cualquier otro juguete, no sabrá a cuál dirigirse y perderá la oportunidad de investigar las muchas posibilidades que le ofrece la manta de juegos.

¡Qué práctico!

Una vez que tu hijo deje de jugar con su mantita de suelo, no te deshagas de ella. Puedes seguir utilizándola como...

  • Colcha para la cuna o el cochecito.
  • Alfombra para su dormitorio (cose una red en la parte inferior, para que se fije mejor al suelo y así tu pequeño no se resbale).
  • Cabecero de tela para cuando le pases a su primera cama de “niño mayor”.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo