Así te demuestra cuánto te quiere

Aunque tu pequeño no hable y pueda decirte lo importante que eres para él, a través de sus gestos y formas de actuar te lo puede demostrar.

Tu hijo tiene muchas formas de demostrate tu cariño, te decimos algunas de ellas:

En tus brazos soy feliz

Con solo unas semanas de vida el bebé se siente feliz y seguro en los brazos de papá o mamá.

Su aspecto de relajación y su sonrisa, aún carente de sentido “social”, tienen el efecto de despertar en sus progenitores el afán de protegerlo y al mismo tiempo les demuestran que lo están haciendo bien. De este modo empieza a tejerse una relación de amor y de confianza mutuos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Déjame tocarte

Hacia los 4 o los 5 meses el bebé comunica mediante su lenguaje corporal la atracción que siente hacia su madre.

Cuando está en sus brazos la huele, o mira su cara, o la toca y sonríe, en un gesto que indica lo bien que se encuentra con ella. Incluso a veces se lanza a explorar su rostro con su boca, dándole “mordiscos de cariño”. Son los precursores de los besos, que aparecerán más adelante.

Me gusta imitarte

La sintonización entre madre e hijo es cada vez mayor. Él observa su rostro, que le atrae más que ningún otro, ella imita sus expresiones y él hace lo mismo, en un proceso que es a la vez muestra de amor y base de su aprendizaje.

En estos intercambios el niño va intuyendo ya que sus acciones provocan una respuesta en su madre.

¿Por qué te vas?

Hacia los 8 meses, cuando comienza la etapa del miedo a la separación, el pequeño llora al ver que mamá o papá se alejan.

Esta reacción forma parte de su evolución y tiene un aspecto muy positivo: confirma que ya ha creado un fuerte vínculo entre ellos.

¡Vamos a charlar!

Aunque todavía no sabe hablar, el bebé se lanza a parlotear y la reacción de su madre, que le responde con vocalizaciones parecidas, le estimula a seguir.

Estos balbuceos compartidos, primeros intentos de comunicación oral con la persona que más quiere, son la base del lenguaje. Gracias a ellos hacia el año de edad dirá su primera palabra, seguramente “mamá” o “papá”.

Contigo me siento tranquilo

¡Cómo se alegra el bebé al ver aparecer por la puerta a sus padres! Su cara se ilumina y se lanza a gatear hacia ellos o levanta sus brazos para que le cojan.

A esta edad (10-11 meses), cada vez demuestra de una forma más evidente cuánto los necesita para sentirse relajado y feliz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Quieres ver mis juguetes?

Hacia los 12 meses el niño considera sus juguetes como parte de sí mismo. Por esta razón el hecho de prestarlos (luego vuelve a cogerlos porque aún no es capaz de prescindir de ellos) tiene un significado especial e indica que la persona con la que los comparte le importa mucho.

Dame un beso, mami...

Alrededor del año, los mordiscos y chupeteos de los primeros meses han evolucionado ya a los besos de verdad. En una prueba de amor inequívoca los da por iniciativa propia y en momentos inesperados.

Y con ello revela una faceta de su carácter: si es mimoso o no. En esto influyen los genes, pero también el ejemplo de las personas a las que quiere: cuando más le besen y le abracen, más le gustará a él hacerlo.

¡Qué divertido es jugar juntos!

Reír juntos, compartir momentos de alegría y juego afianza el vínculo entre una madre y su hijo. Ella disfruta al verle disfrutar y sus caras reflejan la misma felicidad.

La madre puede ponerse en la piel del pequeño y vivir sus emociones como propias gracias a que tiene empatía, una capacidad que en parte es innata pero que el bebé desarrollará con el ejemplo materno.

¡Tenía ganas de verte!

Hacia los 2 años el niño es más independiente, pero necesita a sus padres tanto como el primer día.

Así lo evidencian el gran abrazo a su papá cuando éste va a recogerle a la guardería, o el gesto de acurrucarse en el regazo de mamá buscando calma tras una tarde de emociones.

No llores, amigo

A medida que crece el peque empieza a dedicar muestras de afecto a otras personas que no pertenecen a su entorno más íntimo.

Es capaz de comprender la pena de otro niño, por ejemplo, y de intentar consolarle como sus padres hacen con él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo